La lucha para salvar el Río Grande va progresando