La Permacultura I: Aprendizaje en Acción

Parte 1º: Reencontrando el Jardín del Eden por Lucho Iglesias. 
 
¿Quíen no ha soñado vivir dentro de un jardín paradisíaco y utópico rodeado de belleza y fragancias diversas, con abundante alimento para el cuerpo y el alma donde todo está integrado y tiene su lugar, en armonía con la naturaleza? De esto va la permacultura, de la creación de asentamientos humanos sostenibles. Con este objetivo se agrupan múltiples disciplinas que interactúan con la naturaleza para perpetuar la vida en el bellísimo planeta Gaia, la casa de todos. La permacultura es la contracción de dos palabras “cultura” y “permanente”. Precisamente esa es la gran aventura del siglo XXI, encontrar fórmulas que nos permitan un cambio de conciencia, de “darse cuenta” y poder invertir la “destructu-cultura” aparentemente reinante en los tiempos que vivimos.
 
Esta enorme aventura incluye una parte muy seria, ya que nos estamos jugando el futuro de la mayoría de las especies planetarias. La extinción masiva es un hecho. Se estima que en los últimos 50 años hemos acabado con el 30% de la biodiversidad planetaria. Sabiendo que la Tierra dispone de tres grandes recursos o riquezas: cultura, economía y biodiversidad y que las dos primeras se basan en la última, es evidente que si perdemos la biodiversidad lo perdemos todo. Simplemente se trata de un nuevo despertar en el que seamos capaces de sentir profundamente la sacralidad de la vida e impulsar multitud de acciones que frenen tanta destrucción. Hoy en día ya es admirable descubrir tanto amor en movimiento a través de personas, grupos, asociaciones, revistas, etc.. que dedican su hacer a ese reencuentro con la amada simbiosis.
 
La permacultura surge en Australia, en los años 70 de la mano de Bill Mollison y David Holgrem, quienes editaron el libro “Permacultura”, best-seller en su país. En este clásico recomendable se explica que esta ciencia bebe de tres fuentes: la naturaleza con sus millones de años de evolución, el saber humano que a lo largo de los milenios ha desarrollado técnicas variadas y útiles, y las nuevas tecnologías sostenibles. A la vez, queda claro la importancia del diseño en permacultura, que trata de facilitar la estabilidad ecológica y la autosuficiencia energética y alimentaria en el espacio más pequeño y con el mínimo mantenimiento. Consiguiendo una integración eficiente del hombre con las plantas, animales y estructuras. El sistema de diseño también combina los métodos de la agricultura orgánica, silvicultura, energías renovables, bioconstrucción y salud integral abarcando múltiples conocimientos, disciplinas y oficios.

En suma, la permacultura es un movimiento joven que ya se extiende por multitud de biorregiones a lo largo y ancho del planeta y en todo tipo de lugares: en el balcón de tu casa en la ciudad, en un pequeño terreno en el campo, en zonas desérticas, países tropicales, etc… Esto se debe en gran parte a que es una ciencia sin jerarquizar y provista de gran flexibilidad ecléptica, es decir se alimenta de diferentes fuentes de conocimiento para crear una forma propia. ¿ Así pues, te gustaría participar en la creación de tu propio jardín del Edén? A lo largo de esta serie de artículos me gustaría facilitarte el acercamiento a esta realidad.
 
INFO:
Lucho Iglesias
Permacultor y co-fundador de Permacultura Caña Dulce, Rio Grande, Coín.
www.permaculturacanadulce.org
 
Para más información sobre este tema, pulse aqui
 

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *