Es Elemental: Fuego

“El fuego, el agua y el gobierno no saben nada de la clemencia”. Proverbio español 
FUEGO – un elemento potente con el poder de crear y destruir por igual. Hipnotizante, feroz, calmante y mágico, podemos maravillarnos con la llama bailarina de una vela y temer el incendio de un fuego forestal. El sol es una enorme bola de fuego y el centro de la tierra está lleno de fuego. La mayoría de rituales lo incorporan y cada ser humano depende de él de una forma u otra. Una cosa es segura y es que ¡el fuego nos exige respeto!

FUEGO: FUENTE DE ENERGÍA
El descubrimiento de cómo hacer fuego se considera un avance súper importante de la humanidad. Los usos iniciales son obvios: calor, luz, guisar y protección. Hoy en día 80% de la energía mundial depende del fuego, tanto si la gente guisa al fuego como en cocina de gas. La quema de combustibles fósiles como el petróleo o el carbón se usa para calentar agua que crea vapor e impulsa las turbinas en las plantas de energía eléctrica.

¡GRANDES BOLAS DE FUEGO!
El sol está en el centro del sistema solar y su energía apoya a toda la vida en la tierra. La energía solar es palabra de moda en tecnología alternativa y una respuesta inteligente a la quema sinfín y finita de combustible fósil que contribuye al calentamiento global.

La energía solar puede operar una casa completa con toda comodidad. Puede calentar agua e incluso guisar tu comida. El movimiento del horno solar y la Comida Lenta están ganando popularidad. Granada celebró la Conferencia Internacional de Cocina Solar en julio 2006 (ver Chispa junio/julio 2006) donde una impresionante lista de conferenciantes debatió las ventajas de la cocina solar, especialmente en climas áridos y en partes del mundo con limitadas fuentes de otras energías. La ‘Fundació Terra’ produce el horno solar ultraligero SOUL, que han diseñado para ser ligero, práctico y eficiente llegando a temperaturas de hasta 130 grados. Se vende por unos 180€ y puedes estar seguro de que ¡su fuente de energía es ilimitada!

EL FUEGO COMO RIESGO
Cada año se esfuman literalmente miles de hectáreas de bosque. Australia, Indonesia, Portugal y España son algunos países que han perdido en años recientes preciados bosques en fuegos. En Andalucía tenemos el friolero riesgo del 81% de fuegos forestales. Y lo que es aún más terrible: que el 90% los causa la gente a propósito. La ministra de medio ambiente Cristina Narbona insta a la gente a que denuncien a los pirómanos y ha reiterado que este delito será castigado severamente. En un intento de disuadir la quema deliberada de tierra, el Gobierno introdujo la Ley de Montes, que impide que la tierra quemada se pueda reclasificar como urbanizable hasta por lo menos 30 años después de un fuego.

La superficie media quemada en los últimos quince años es de 85.652 hectáreas. 1994 fue el peor año perdiendo 314.215 has y 1996 fue el mejor con 30.573 has. Aunque el fuego es parte de la tradición agrícola de España, es vital que se haga con cuidado y de forma controlada. Con una media de 20.000 fuegos forestales al año está claro que eso no siempre ocurre.

El fuego forestal es caro en términos de los árboles que se pierden y los miles de euros que cuesta apagarlos. El helicóptero es a menudo la única posibilidad de apagar un fuego en Sierra Nevada pues miles de hectáreas son inalcanzables de otro modo. No puede operar de noche y está limitado en la cantidad de agua que puede llevar.

Causas principales
– ¡Malicia o estupidez humana!
– Despoblación de zonas rurales que lleva al abandono de los bosques y las fincas.
– Bosques demasiado densos, con muchos arbolitos y sotobosque.
– El eucalipto está empapado de resina altamente inflamable. Un pequeño eucalipto ardiendo es casi imposible de apagar por ningún método humano.
– El cambio climático está creando temperaturas más altas y patrones de lluvia más erráticos, causando la aridez de la tierra en combinación con la falta de agua.
– Condiciones difíciles a la hora de extinguir efectivamente un fuego.

Prevención
Mantén limpios los cortafuegos.
Gestión eficiente del campo y los parques naturales.
Quema controlada del rastrojo.
Cumple con las normas y requisitos locales con respecto a cuando y donde hacer fuego.
Sólo quema la vegetación natural y la madera no tratada.
Mantén el acceso fácil a un equipo de lucha contra incendios.
Cuida un fuego hasta que se haya apagado ¡sólo hace falta una chispa!
Recuerda el Nº de emergencias 112.
 
Aunque el fuego es parte tradicional de la agricultura española, es vital que se haga con cuidado y de forma controlada. Con una media de 20.000 fuegos forestales al año está claro que eso no se cumple y hay un movimiento creciente buscando alternativas como triturar los restos orgánicos que vuelven a la tierra de acolchado.

Mantén la finca limpia bien sea con arado superficial, no demasiado profundo ni a menudo para evitar la muerte de los microorganismos, o desbroza o ten animales pastando.
 
El propietario de un terreno forestal debe tener un PPI (Plan de Prevención de Incendios) aprobado por la Delegación de Medio Ambiente.

Que pases un gran verano, saca el horno solar y ¡guarda la barbacoa! ¡Que no haya ningún incendio!

www.incendiosforestales.org – más información sobre fuegos forestales
www.teera.org – más información sobre hornos solares

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *