Festival Al-Andaluz

Situado delante del magnífico telón de fondo de las montañas de Grazalema y el P.N. de los Alcornocales, el Festival celebró la magia de la vida durante el último finde de agosto. Con un paisaje impresionante y con las brillantes aguas celestes del encantador lago Guadalcacin, el espíritu de la madre naturaleza inflamó un encuentro especial que unió a todos los asistentes.

Como primer festival completo organizado por Tribus Unidas, el F. Al Andalus se recordará como uno de los mejores festivales psi-trance de este año y uno de los más ecológicos. Las tazas y platos de plástico reutilizable para comida y bebida crearon un entorno limpio para un festival de este tamaño, y como celebración en honor de la madre Tierra misma, el sitio de acampada totalmente equipado con váteres y duchas careció de basura y los habituales restos sospechosos de un festival. Un evento único, el festival Al Andalus fija el criterio para poner el entorno primero animando a que los visitantes demuestren respeto y consideración. Como organizadora de Tribus Unidas, Sonia confirmó, “…no hubo ni una sola taza en el suelo, fue un festival limpio y ecológico y la gente fue totalmente respetuosa, la mayoría ayudaron con la basura y lo mejor de todo ¡hubo mucho amor por doquier!

Aunque la madre Tierra decidió gastar algunas bromas con el tiempo. La fuerza de la naturaleza estuvo en pleno apogeo con el cielo tormentoso lleno de nubes grises que se formó por encima de las montañas de Grazalema y rayos de sol luchando por abrirse paso. Un cielo dramático que parecía una acuarela, dibujando figuras en el horizonte celeste que se reflejaba en el mágico lago de Guadalcacín. Las fuerzas opuestas de la madre naturaleza mantuvieron viva la energía, y con viento, lluvia o sol el encuentro cautivó el escenario principal. Sonidos melódicos de psi-trance convergieron con el ambiente atmosférico natural en el escenario supersónico de impresionante estructura, engalanada con un brillante géiser de colores. La zona ‘chill out’ rebosaba tonos de ambiente calmado con sonidos de gente como Qubenzis Electronica (Psyaudio), Noodreem (Sangita Sounds) de Londres y Subsahara (Dakini Records), creando una zona para conectar, sumergirse y meditar con tranquilidad. La música en vivo en la zona ‘chill out’ cortó la vibración electrónica con reggae, fusiones indo-orientales, vibraciones árabes, percusión afro-caribeña, didgeridoo y flamenco. La zona Chispa también fue un imán para la unión, con charlas y talleres toda el finde y un popular cineclub al anochecer. Deliciosa comida vegetariana y un ambiente familiar unió al personal de todas las condiciones sociales, inspirando el espíritu comunitario de un solo mundo.

El chi de las energías positivas del universo se filtró por el firmamento y reverberó por la zona. El sol brillante salpicaba como chispitas de oro, inspirando unidad y celebrando el amor por la Madre Naturaleza y su precioso regalo al mundo. www.al-andalusfestival.net

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Mente Abierta and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *