Greenpeace denuncia la destrucción de los bosques primarios para fabricar papel