Greenpeace propone un cambio masivo de bombillas por otras de bajo consumo

Cada bombilla de bajo consumo ahorra una emisión anual de 20 kilos de CO2 a la atmósfera. Greenpeace propone por el Día mundial del Medio Ambiente una iniciativa para cambiar masivamente las bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo, un gesto “sencillo” para combatir el cambio climático. Las lámpara fluorescentes compactas son un tipo de bombillas que, para dar la misma luz, gastan un 80% menos de energía que las incandescentes, duran hasta 12 veces más y ahorran la emisión anual de 20 kg de CO2 a la atmósfera.

La iniciativa consta de las siguientes partes: por un lado, cada ciudadano que desee participar realizaría directamente un cambio de bombillas incandescentes (las de siempre) por  otras eficientes de bajo consumo; por otro lado, puede enviar un mensaje a los europarlamentarios para que voten a favor de la prohibición de las derrochadoras bombillas incandescentes; y por último, se trata de informar y animar a que hagan lo mismo  amigos, compañeros, vecinos…

La propuesta se enmarca dentro de la campaña [R]evolución Renovable: el cambio empieza aquí, con la que Greenpeace pretende movilizar a la sociedad para lograr que mediante la eficiencia energética y las energías renovables se sustituyan  las energías sucias, como forma de evitar un cambio climático peligroso.

“Un ciudadano puede cambiar sus bombillas incandescentes por otras más eficientes, pero el Gobierno puede directamente hacer que todas sean eficientes”,- ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace. -“En el día del Medio Ambiente debemos exigir a los responsables políticos que actúen ya para luchar contra el cambio climático”.

Greenpeace pide al Gobierno una ley que prohíba que salgan al mercado de iluminación doméstica bombillas menos eficientes que 25 lumen por vatio en el 2009 y 50 lumen por vatio en el 2012, hasta que se adopte para este producto una prohibición de ámbito  europeo. Dicha medida  debería incluirse en el  Plan de Acción sobre Eficiencia que España tiene que presentar a finales de junio, según la Directiva Europea sobre la Eficiencia en el Uso Final de la Energía y los Servicios Energéticos.

La sustitución de bombillas incandescentes por eficientes de bajo consumo en la Unión Europea ahorraría al menos 20 millones de toneladas de CO2 al año,  lo que equivale a cerrar 25 centrales térmicas de tamaño medio. Por este motivo, miembros del Parlamento Europeo han redactado una “Declaración por Escrito” pidiendo a la Comisión Europea y a los estados miembros que en la UE se prohíban las bombillas que derrochan energía.

Fin del Comunicado
Para más información: Raquel Montón, Responsable de la Campaña de Cambio Climático de Greenpeace, 626 99 82 45. José Luis García Ortega, responsable de proyectos de la Campaña de Energía de Greenpeace, 626 99 82 42. Laura Pérez, Responsable de Prensa de Greenpeace, 626 99 82 51
Ciberacción e información sobre esta Revolución [Renovable] disponible en www.energia.greenpeace.org

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *