Greenpeace propone un cambio masivo de bombillas por otras de bajo consumo