La Muerte del Fumar

En un país donde había más colillas que conchas en la playa, donde personal y paciente fumaban alegremente en el ambulatorio, donde incluso se podía confiar en que los penitentes que llevan los tronos en Semana Santa paraban a fumar, ¿quien hubiese imaginado que los fumadores se convertirían en los parias de la sociedad?

Han llegado tiempos duros para el adicto al tabaco; prioridad baja al recibir tratamiento sanitario; comprar es cada vez más difícil y destierran al fumador de bar y cafetería. Igual en el RU. Hay medidas radicales en marcha para terminar con el hábito en 2007, y se puede imaginar que la prohibición se haga cumplir legalmente.

Y qué hacer si te encuentras luchando para quitarte el vicio, incluso después de otro enero lleno de propósitos de año nuevo que empieza a desteñirse en el sol de febrero. Ante todo, recuerda que de lo que se trata es de un HÁBITO. La parte adictiva de la ecuación, por lo menos a nivel físico, termina después de un par de días. Es la adicción mental, la muleta emocional lo que causa dificultad a la gente; y el otro nombre para eso es HÁBITO.

Si te resulta indiferente, párate a pensar por un momento cómo te sentirías si te quitaran el primer café de la mañana. Por la fuerza. Aunque fueras tú el que estuvieses aplicando la fuerza, ¿cuánto te costaría mantenerlo al segundo día, y al tercero, etc.?

Recibir la ayuda necesaria para quitar el hábito

Para los que han probado otros métodos sin éxito como los populares parches o los chicles, todavía hay alternativas con porcentajes de éxito muy altos. El comportamiento y los hábitos día tras día son controlados mayormente por la mente subconsciente, y esa es la zona donde hay que empezar a trabajar si quieres cambiar los hábitos, tanto de fumar como de otro comportamiento habitual. Para acceder a esta parte subconsciente de la mente tienes que estar en un estado de relajación profunda. Una forma efectiva de llegar a esos estados es la hipnoterapia, o terapia de sugestión, y con la que tengo un éxito del 85%.

Como terapia de sugestión, la hipnosis no controla tu mente y no puede hacerte hacer nada en contra de tu voluntad. El método funciona instalando sugestiones positivas en el subconsciente. Lo importante es que la persona se lo tome en serio y se haya comprometido a dejar el hábito. O sea que si quieres dejarlo de nuevo este año, pruébalo… ¡no puedes perder nada!

5 FAQs sobre usar la hipnoterapia como medio para dejar de fumar

1. ¿Qué es la Hipnoterapia?
La hipnosis es un estado de relajación profunda. Un estado alterado de la mente que induce un hipnoterapeuta o la misma persona.

2. ¿Cómo me sentiré durante la sesión? La descripción predominante que da la mayoría de la experiencia es ‘No funcionó, nunca me hipnotizó y oí todo lo que estaba pasando a mi alrededor’. De hecho, el estado hipnotizado es natural, agradable y relajante y la persona puede conversar fácilmente. Tú también te sentirás relajado.

3. Me preocupa que me hagan hacer o decir algo de lo que me avergonzaré.
No es posible que puedas hacer o decir nada contra tu voluntad. En el caso de dejar de fumar, es por lo tanto necesario que quieras dejar el hábito de verdad.

4. ¿Cómo funciona?
Todo lo que tienes que hacer es relajarte. El Hipnoterapeuta te hará sugerencias que automáticamente entran en tu mente subconsciente y empiezan a trabajar para ti.

5. ¿Funciona?
Sí, si escoges a un Hipnoterapeuta acreditado (uno de bueno no se ofenderá si le pides que te enseñe sus credenciales) se puede conseguir un porcentaje de éxito de un 85%.

Para más información sobre la hipnosis ponte en contacto con Ann Borders al 606 072 803

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *