No más dolor de Articulaciones

¿Tienes dolor en las articulaciones? ¿Te despiertas por la mañana un poco agarrotado y dolorido? ¿Lo achacas a la edad o sólo a “una de esas cosas”? ¿Sabes que por fin se puede hacer algo sin necesidad de intervención quirúrgica ni fármacos? Bob Mitchell de Bodyworks nos ofrece la historia completa.
 
El esqueleto humano adulto está hecho de 206 huesos y para ayudarlos a moverse suavemente y sin dolor tienes o deberías tener un tejido conjuntivo suave y amortiguador llamado cartílago, que está vivo y crece e impide que un hueso roce con otro, permitiéndote andar, correr y subir escaleras, de hecho cualquier cosa que requiera mover los huesos. Como no tiene terminaciones nerviosas no siente el dolor cuando se desgasta o daña pero los huesos que se rozan y la inflamación que genera pueden en el mejor de los casos causar agarrotamiento o dolor y en el peor inmovilizar a una persona con dolor.
 
Hay algunos mitos por resolver, uno que una vez empiezas a perder cartílago, no se puede hacer nada para frenar ese proceso y segundo que no puede volver a crecer. Sí puede crecer de nuevo y de hecho durante la vida lo hace continuamente. No obstante al igual que todo lo demás cuando te haces mayor, la capacidad de crecer del mismo disminuye. Si lo lesionas, dañas o simplemente desgastas más rápido de lo que tu cuerpo puede repararlo, tendrás menos y es probable que sufras más dolor. El resultado habitual es la osteoartritis quizá la más antigua enfermedad conocida pues se ha hallado ¡en los dinosaurios y en las momias egipcias!

Hay varias cosas que se pueden hacer para retener el cartílago y hasta hace muy poco, la más simple y fácil era tomar un suplemento llamado glucosamina, que siempre recomendábamos se tomara en forma líquida para mejorar su absorción. Las opciones quirúrgicas para regenerar o hacer que crezca el cartílago incluyen coger o células condrocitas o células madre del paciente, cultivarlas en o dentro de cartílago y reinsertarlas en la zona aquejada (normalmente la rodilla). Aunque el proceso tiene éxito, supone dos operaciones, una para coger las células y otra para reinsertarlas, lo que conlleva un riesgo doble y por supuesto dos rehabilitaciones. Un segundo método de hacerlo crecer es coger cartílago sano de una zona (generalmente de la rodilla) y colocarlo en la zona dañada. De nuevo eso requiere una operación y un largo periodo de rehabilitación dolorosa.
 
Afortunadamente, ahora hay un método no quirúrgico, la Terapia de Resonancia Magnética (MRT) desarrollado a partir de ciertas observaciones astutas de scans MRI (Resonancia Magnética). MRI, uno de los descubrimientos más importantes de la historia médica reciente, permite al médico ‘ver’ dentro del cuerpo con un detalle increíble. Funciona enviando fuertes ondas magnéticas y de radio por el cuerpo, hecho mayormente de moléculas de agua que contienen átomos de hidrógeno y la potente fuerza magnética del scanner hace que los protones dentro de esos átomos se alineen en la dirección del campo magnético (normalmente los billones de protones se encuentran en direcciones aleatorias). Al cambiarlos de al azar a alineados envían energía que un ordenador convierte en imagen. Como el procedimiento es indoloro y no implica radiación, se puede repetir muchas veces.
 
Crecían las pruebas anecdóticas entre la comunidad médica de que los pacientes decían estar mejor después de un scan MRI. Investigadores alemanes empezaron a examinar el fenómeno y descubrieron que la energía dada por los átomos y que lee el escáner también la absorbían algunos átomos adyacentes que a menudo forman el tejido blando que rodea a la articulación, lo que explicaba la sensación de bienestar después del scan. Habiendo identificado la frecuencia específica de cartílago y hueso, los investigadores pudieron transferir pulsaciones energéticas de la resonancia magnética a las células del cartílago o hueso dañados e iniciando el proceso metabólico necesario para el crecimiento. Han demostrado que pueden ayudar al cuerpo a aumentar el cartílago, mejorando la densidad ósea y reduciendo o eliminando espectacularmente el dolor, demostrando científicamente la efectividad del MRT en pruebas clínicas con más de 13.000 pacientes.
 
Averigua más sobre la Terapia de Resonancia Magnética o sobre cualquier otro problema que puedas tener contactando con Estelle Mitchell, especialista biomecánica y musculoesqueletal y tu fisioterapeuta colegiada en GB  llamando al 952 883 151 o entrando en sus sitios web en:
www.GrowCartilage.com, www.OsteoporosisSpain.com y www.TheBodyworksClinic.com.

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *