Ayurveda y el arte de vivir sin causar sufrimiento

Cuando la mayoría de la gente oye la palabra Ayurveda, piensa en medicina. Pero la antigua tradición hindú va más allá y lo aplica a otros ámbitos de la vida. Su objetivo es vivir una vida de equilibrio con la naturaleza rehusar la discordia. La mente se caracteriza por tener tres gunas: sattva (calma y armonía), rajas (pasión, energía y orgullo desmedido) y tamas (embotamiento, carácter destructivo y negatividad). Todas las acciones y pensamientos diarios y sus consecuencias se pueden describir con esos tres conceptos básicos.
La mejor manera de explicar esos conceptos es con el uso de ejemplos. En cada caso usaré a gente, comida y arquitectura para dar una breve ilustración del guna. Una persona sátvica, por ejemplo, será calmada y equilibrada. Ven el mundo ‘profundamente’ y se responsabilizan de sus acciones porque buscan no causar sufrimiento y destrucción. Sería raro verlos consumir imprudentemente combustibles fósiles, comprar muebles de jardín hechos de teca ilegal o apoyar las políticas temerarias del gobierno. La comida sátvica será simple pero gustosa y el cocinero sabrá de donde vinieron todos los ingredientes. Igualmente la arquitectura sátvica es simple, armoniosa y a escala humana, como las casas de un típico pueblo blanco andaluz.
Es importante fijarse en que, a diferencia de muchas religiones, no hay una forma ‘buena’ o ‘mala’ de comportarse en la tradición ayurvédica. Sólo hay un reconocimiento de la complejidad y naturaleza interconectada de todo lo material y espiritual.
La persona rajásica es probable que sea muy nerviosa y vea el mundo en cuanto a su utilidad. Rajas viene del sánscrito para ‘real’ o ‘imperialista’, como la mayoría reconocerá del rajá británico. Para tener éxito en los negocios modernos se requiere posiblemente una perspectiva rajásica. El ayurveda reconoce que el ser demasiado rajásico es probable que lleve al conflicto y la inquietud. La comida rajásica será elegante, con el énfasis en la presentación más que los ingredientes y la arquitectura es posible que sea vulgar y pretenciosa.
El ‘peor’ guna es el tamas. La gente tamásica puede ser violenta e inestable. Los terroristas, los ejecutivos implacables y los asesinos: su objetivo es matar y destruir la vida para satisfacer su fin estrecho de miras. La comida puede haber llegado a la mesa como resultado de un gran sufrimiento de humanos y animales y ¿qué mejor ejemplo de un edificio tamásico que un enorme hotel de lujo construido en una reserva natural sólo para especular y ganar dinero?
Esto es una breve introducción. Los conocimientos fascinantes de la India antigua son tan relevantes hoy en día como lo fueron hace miles de años.
INFO:
Para un libro muy agradable y accesible sobre el tema consigue una copia de La Brújula Espiritual de Satish Kumar.

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Mente Abierta and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *