Bio Construcción II: Eficiencia Energética

Aplicar criterios sostenibles a los edificios en los que vivimos y trabajamos tiene efectos positivos tanto sobre la salud de nuestras familias como sobre el planeta en el que vivimos. La eficiencia energética es uno de los factores más importantes a tener en cuenta al intentar reducir nuestro impacto ambiental. Además nos ahorra dinero y baja nuestras emisiones de CO2.
 
Desde los 90 los consumos energéticos de los hogares españoles han crecido un 2,5 % anual, y eso que la población apenas ha crecido un 0,4% al año. Esto se debe sobre todo al incremento del equipamiento doméstico y al aumento del número de vehículos turismos. Por lo tanto también han aumentado nuestras emisiones de C02, principal responsable del efecto invernadero: cada hogar español produce 5 toneladas de C0² anuales.
 
Las energías no renovables proporcionan más del 93% del consumo energético en este país. De esto más del 30% lo consumimos las familias que vivimos en España, así que con un consumo más racional podemos contribuir significativamente al aumento de la eficiencia energética global.
 
El uso de energías renovables (solar, hidráulica, eólica, biomasa, mareomotriz y geotérmica) es un paso crucial en este sentido – hablaremos de ellas en profundidad en artículos próximos.
 
Todos podemos hacer pequeñas modificaciones a nuestros hogares para racionar mejor nuestras emisiones de C02, y los que estéis planificando la construcción o reforma de un edificio podéis aprovechar las indicaciones sobre materiales biocompatibles para conseguir un aislamiento de primera clase. A la hora de comprar una casa hay que mirar su calidad energética: sus componentes estructurales, sistemas de climatización y producción de agua caliente, y tener en cuenta la calidad de las instalaciones. La casa ideal usa energías renovables en el suministro de energía, su diseño bioclimático incluye la orientación adecuada, y estará calificada con la etiqueta energética “A”.
 
NO ME OLVIDES
Cada vez consumimos más energía: al ritmo actual sólo tardaremos 35 años en duplicar el consumo mundial de energía y menos de 55 años en triplicarlo.
 
Los sectores de vivienda y el transporte han sido los que más han incrementado su consumo en los últimos años.
 
España tiene una dependencia energética del exterior del 82% (la media europea es 50%). En el caso del petróleo la dependencia es prácticamente total. La principal fuente de energía para el consumo energético de las familias españolas es el petróleo y sus derivados (gasolina, gasóleo, butano y propano). Las energías renovables no se agotan cuando las consumimos ya que se renuevan de forma natural. Además, su impacto ambiental es casi nulo. 

 
HÁBITOS Y MEDIDAS

– Electricidad: Contrata tarifa nocturna, lleva descuento en el precio del kWh: pon la lavadora por la noche, no ahorrarás electricidad pero sí dinero.
 
– El consumo eléctrico doméstico que supere los 1.300 kWh en un bimestre se penalizará aplicando a la energía un recargo de 0,013 €/kWh

– Aprovecha la luz natural. Usa colores claros en paredes y techos que reflejan la radiación solar y dan más luminosidad.
 
– Apaga las luces cuando salgas de la habitación.
 
– Mantén limpias las lámparas y las pantallas, aumentará la luminosidad sin aumentar la potencia.
 
– Sustituye bombillas incandescentes por las compactas fluorescentes de bajo consumo: duran 8 veces más y proporcionan la misma luz consumiendo apenas el 20% que las incandescentes.
 
– ¡Cierra el grifo!: un grifo abierto consume unos 6 litros por minuto. Una ducha consume 10 litros minuto. Ahorrar agua, ahorra energía ya que el agua es impulsada a nuestras viviendas mediante bombas eléctricas.
 
– Electrodomésticos: un buen mantenimiento mejora su comportamiento energético y alarga su vida.
 
– Compra electrodomésticos con etiquetado energético A. Ahorrarás energía y dinero.
  
– Desenchufa los aparatos eléctricos cuando no los estés usando ya que chupan electricidad aunque estén apagados. Ahorro: 40€/año.
 
– Centrifugando el lavado se gasta mucha menos energía para secar la ropa que usando una secadora.
 
– Lavadoras y lavavajillas bitérmicos: toman el agua del circuito de agua caliente sanitaria por lo tanto ahorran energía, dinero y tiempo.
 
– Usa pantallas LCD, ahorran un 37% de la energía en funcionamiento, y un 40% en modo de espera.
 
– Calefacción: Cierra las persianas y cortinas por la noche: evitarás importantes pérdidas de calor.
 
– El coche privado representa el 15% de toda la energía final consumida en España. Para desplazamientos cortos: ve andando o usa la bicicleta.
 
– Usa el transporte público: el coche es la principal fuente de contaminación y ruido de nuestra ciudades.
 
PLAN RENOVE
 
El gobierno ha desarrollado este plan para incentivar la compra de electrodomésticos de alta eficiencia energética. Es decir que si compras una lavadora nueva y entregas la vieja recibirás dinero, la cantidad dependerá del electrodoméstico.
 
Si sustituyes una lavadora de clase G por una nueva de clase A, el ahorro económico a lo largo de su vida útil asciende a 447€.
 
Aquí encontrarás el establecimiento más cercano adherido al Plan Renove. Todos los demás detalles sobre el plan están aquí.
 
AISLAMIENTO TÉRMICO
Casi todos los edificios pierden aire. Hay agujeritos y huecos en las paredes, cubiertas, cimientos, puertas y ventanas que permiten que el aire se escape. Usa materiales con mayor resistencia térmica y haz pequeñas modificaciones en la casa: ahorrarás hasta el 30% en calefacción y aire acondicionado. El precio del carburante va a subir en los próximos años, un buen aislamiento te puede proteger de un mayor desembolso económico.
 
– Una capa de corcho de 3 cm tiene la misma capacidad aislante que un muro de piedra de un metro de espesor. Otros aislantes biocompatibles: cáñamo, algodón natural, lino y celulosa.
 
– Ventanas: Pon doble cristal o doble ventana, reducen a la mitad las pérdidas respecto al acristalamiento sencillo. Presta atención al tipo de carpintería: el hierro y el aluminio permiten el paso del frío o del calor, pero la madera es mucho mejor aislante.
 
– En verano baja las persianas o utiliza toldos ya que es por donde se gana más calor.
 
– Detecta las corrientes de aire: un día de viento sujeta una vela encendida junto a ventanas, puertas, conductos, etc. Si la llama oscila hay infiltraciones de aire.
 
– Cierra el tiro de la chimenea cuando no la estés usando.
 
– Regula la humedad ambiental ya que afecta la sensación de calor.
 
– Construcción o reforma: en vez de ladrillos convencionales usa materiales térmicamente eficientes como cannabric, termoarcilla o balas de paja recubiertas de adobe.
 
– Algunos materiales ecológicos pueden resultar caros, sin embargo es una inversión que recuperaremos a medio plazo al reducir nuestro consumo energético.
 
– Ventilar, respirar y transpirar: un aislamiento excesivo puede llevar a una mala ventilación y la acumulación de gases tóxicos.
 
Evita materiales de poros cerrados: la vivienda debe ser como una segunda piel. Esta respiración también facilita los intercambios de humedad entre la vivienda y la atmósfera, así evitas la aparición de manchas de humedad.
 
Para más en este serie de artículos, pulse aqui

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *