Calidad de Vida: La diferencia que tanto importa

Desde consejos de salud a un programa específico personal 
Muchos clientes comentan: “Mi análisis de sangre está bien, estoy sano” y de algún modo es cierto. Pero cuando hablamos de prevenir la enfermedad una pequeña variación puede importar. Hace falta un ‘Detective de la Salud’ para averiguar por donde empezar. Los consejos generales pueden ser útiles pero encontrar la ayuda específica para que sane la persona es lo que vale, la diferencia que importa.
 
En la clínica y en nuestro centro de salud en las montañas andaluzas basamos el trabajo en un ‘Perfil Personal de Salud’ (ver recuadro) que analiza las condiciones y funciones integrales de la persona con mucho detalle.
 
La paradoja de la salud
Un cliente de 60 y pocos años vino después de un ataque agudo de vesícula biliar. Se tomaba su salud muy en serio pues había tenido un ataque de corazón con bypass triple el año antes, que le había asustado mucho. Seguía las recomendaciones de la Asoc. Nacional del Corazón: ejercicio, no fumar, comer mucha fruta y verduras y evitar la grasa. Se tomaba la medicación para el corazón y el colesterol cada día. Después de todo, estaba contento de estar vivo: “tener otra oportunidad en el circo,” como él lo describía.
 
Tomamos unos análisis de sangre y se sorprendió al descubrir que su azúcar en sangre era alto mientras que el total de grasa era demasiado bajo. ¡Pensaba que vivía una vida muy sana!
 
Demasiado azúcar y demasiadas pocas grasas buenas
Para explorar el nivel más bien alto de azúcar en sangre, hicimos una lista de su consumo diario de azúcar:
Su estancia en España era de cinco meses en invierno y disfrutaba de la abundante fruta fresca, 4-5 al día. Admitió beber hasta 6 vasos de vino o licor al día. El vino y el licor están hechos de hidratos rápidos y cuentan como azúcar en la dieta. Si un vaso se traduce como una pieza de fruta, entonces consumía el equivalente a 12-13 frutas al día. Demasiados hidratos rápidos estresan el metabolismo, algo nuevo para el cliente que pensaba que la fruta era sana y que un poco de alcohol ¡ayudaba con la digestión!

Mientras que el colesterol estaba bien gracias a la medicación, su consumo total de grasa era demasiado bajo.
 
Al evitar toda la grasa para prevenir la arteriosclerosis, le faltaba la grasa sana, que puede ser peligroso. La grasa sana es una parte importante de la membrana celular y protege el corazón y los vasos sanguíneos de la arteriosclerosis. Las hormonas sexuales están hechas de grasa sana por lo que si queremos estar sanos, vitales y sexy ¡mejor ingerimos grasa buena!
 
A veces el ataque de piedras en la vesícula está provocado por la comida grasa y por el exceso de alcohol. Parece que el aumento del consumo de alcohol y la fruta dulce fueron la causa.
 
Vitamina D para el corazón
Otra sorpresa del análisis fue el nivel bajo de vitamina D, que según nuevas investigaciones indica problemas de corazón. Lo regulamos enseguida.
 
El conocimiento es poder
Le hicimos un panel de comida para él. Para reducir las golosinas le sugerimos los minerales cromio, zinc y selenio. Le cambiamos algo de fruta por verdura, especialmente espinaca, zanahoria y remolacha, que son ricas en esos minerales y ayudan al cuerpo a prevenir el estrés oxidativo como la arteriosclerosis. Para aumentar la grasa sana le dimos diversos fosfolípidos. Cuando comía pescado con aceites sanos y aceites vegetales como la lecitina, los fosfolípidos se encargaban de convertir esa grasa en membranas celulares, tejidos y hormonas. Estos suplementos se escogieron especialmente para él y se le daban primero en pequeñas dosis para evitar otro ataque de piedras en la vesícula.
 
Es un placer trabajar como Detectives de Salud, encontrando las necesidades específicas que importan. Con mejor información sobre su bioquímica aumenta la motivación del cliente. El cliente está contento implementando activamente los cambios en su rutina diaria y sintiendo la diferencia.
 
Perfil Personal de Salud:
La digestión
El corazón y la circulación incluida la calidad de la sangre
Las hormonas
El cerebro y los nervios
La piel
El esqueleto
Las enzimas
La defensa inmune
El equilibrio energético
 
Nuestros análisis nos permiten identificar los factores más fuertes y los más débiles y dirigir la intervención más específicamente. Como comentó un cliente: “es como si hicieras un estudio de las capas profundas de la tierra.”
 
Esta articulo es parte de un serie – puede leer más
aqui

INFO:
Pernille Knudtzon, MD
Tel: 678 253 510
drpernilleknudtzon@gmail.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *