Desertificación en España

El 37,05% del territorio nacional es zona en peligro de desertificación. La Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación está analizando los principales factores naturales y humanos causantes de este fenómeno. Según datos del Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación (PAND), el 37,05% del territorio español está en riesgo muy alto, alto o medio de desertificación. En términos de áreas, las más afectadas por este proceso son el sureste y este peninsular y Canarias. Según el PAND, los escenarios que aceleran la desertificación son los cultivos leñosos afectados por la erosión, cultivos extensivos de secano con riesgo de erosión, agro-silvo-pastorales afectados por sobre pastoreo, sistemas agronómicos de regadío sometidos a procesos de desertificación y matorrales degradados y seriales. Se presenta a continuación una breve sinopsis de las más relevantes medidas de lucha contra la desertificación que se están tomando en los sectores de actividad más relacionados con la desertificación, y que naturalmente forman parte del conjunto de medidas y líneas de acción específicas que constituyen el Programa de Acción Nacional. Algunas incluye la integración de consideraciones ambientales en la política agraria de precios y mercados, mediante la aplicación de la normativa sobre los requisitos agroambientales a los que se condicionan las ayudas directas en el marco de la política agrícola común europea, lo que se conoce como “condicionalidad”. Las medidas agroambientales, muchas de las cuales son acciones directas para prevenir y mitigar los procesos de degradación de las tierras. En el sector forestal la restauración de la cubierta vegetal y ampliación de la superficie arbolada, la gestión forestal sostenible, a través de la ordenación de montes y de la selvicultura de mejora de las masas forestales. En el sector de de gestión de los recursos hídricos, la elaboración por parte de los Organismos de cuenca de Planes especiales de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía, y de un sistema global de indicadores hidrológicos que permita prever estas situaciones y la incorporación en la planificación hidrológica de la gestión y protección de las aguas subterráneas que permita el aprovechamiento sostenible de dichos recursos.

+ INFO:
PAND
Ecológistas en Acción

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *