Greenpeace evidencia los peligros de la industria del cloro