Caldidad de Vida: Mantener a Papá Noel en forma esta Navidad

En diciembre del año pasado un cliente de cincuenta y algo vino a la clínica de Salud para un chequeo. Aunque vivía sin privarse de nada, sus amigos y familia no podían comprender cómo estaba tan sano pues bebía, fumaba y comía mucho. Aparte de faltarle la respiración subiendo las escaleras y tener algunos problemas con su líbido, estaba bastante sano, pero al ser consciente de la situación vino a vernos.
 
No obstante, no quería empezar ningún tratamiento nuevo hasta después de las fiestas de Navidad y Fin de Año. Según él no valía la pena hacer ningún cambio antes pues todos los abusos contrarestarían el esfuerzo previo. No tiene por qué ser así y de cualquier modo el hacer cambios en el estilo de vida no es una solución rápida. Empezamos desde ese día explicando algunos pequeños cambios que podrían ayudarle a arreglárselas con todas las fiestas en diciembre, Navidad y Año Nuevo y a estar en mejor forma para una limpieza completa después. El cliente lo comprendió y lo llamó una ”parada del infierno” antes de las fiestas navideñas finales, una vuelta de Fórmula 1.
 
Resaca navideña: la grasa y el azúcar.
La comida navideña es a menudo muy rica en grasa y azúcar. No sólo añade kilos corporales sino que demasiada grasa y alcohol también afecta a la líbido. Los lectores regulares de esta columna sabrán que el consumo de pan, azúcar y alcohol ayuda a crear un medio ácido en el cuerpo. Si lo cargamos con mucho ácido se siente como una gran resaca pesada, enfermamos y nos cansamos. Si lo comparamos con una pecera, los peces se sienten bien cuando el agua está limpia y hay la cantidad justa de comida; demasiada y el agua se ensucia con algas, o los peces comen demasiado y se sienten incómodos, demasiada poca y los peces pasan hambre.
 
Es fácil tratar a los peces cuando enferman, sólo hay que cambiar el agua. El 70% del peso corporal es líquido/agua pero no podemos sacar la sucia y poner de limpia; tenemos que ‘cambiar el agua’ bebiendo suficiente agua que tiene el pH correcto para mejorar el equilibrio ácidoalcalino. También tenemos que limpiar el hígado de todo el alcohol, aditivos y comida basura, los riñones para que limpien la sangre, los pulmones para que oxigenen, la piel para eliminar sudor y toxinas, la linfa para eliminar los fluidos de las células y el tubo digestivo para eliminar toxinas.

Para este cliente, esa ‘Parada del infierno’ significó aumentar su reserva alcalina bebiendo un mínimo de 2 litros de agua mineral al día. Como demasiada grasa y alcohol afectan la potencia sexual se le dieron vitaminas B para ayudarle a digerir, especialmente tiamina, B5 y B6. Le dimos una hierba para estimular el hígado y ayudarle a digerir el alcohol y, como ayuda fácil para limpiar, unas gotas diarias de limón o pomelo en agua. Para ayudar al proceso de la grasa saturada en carne, chocolate y dulces, le dimos una dosis alta de aceites grasos insaturados por 3 semanas para que las membranas de sus células funcionaran mejor. Cuando las células se alimentan de grasa poliinsaturada fácil de absorber, cambian la grasa saturada de las membranas de las células, las hacen más flexibles para transportar nutrientes a las células y sacan los desechos. Si las membranas están llenas de grasa saturada son más rígidas y la comida grasa es difícil de digerir. 
 
Y lo que es más, también le motivamos a dar un buen paseo y el ser más activo físicamente, no sólo ayudó a su cuerpo a eliminar las toxinas, sino que también tenía más sed, no sólo de cerveza, sino de agua. Sintió la diferencia cuando se tomó una ”ducha interior” con agua mineralizada alcalina y sus vitaminas antes de las fiestas; se recuperó de la resacas más rápidamente. Lo de prepararse para las fiestas lo trataba como un deporte. Sus resacas eran menos agresivas y mejoró también su líbido permitiéndole ¡prolongar la fiesta!
 
Cuando pasaron las fiestas de Navidad y Fin de Año volvió a la clínica y estaba orgulloso de que su vientre sólo había engordado de 12 kgs. Ahora se sentía listo para dar el siguiente paso en la recuperación de su salud. O sea que incluso pequeños cambios pueden surtir efecto y como la época festiva se acerca por supuesto que vale la pena intentarlo.

Pernille Knudtzon y el equipo de Salud te desean una feliz Navidad y un saludable Año Nuevo.
 
Esta articulo es parte de un serie – puede leer más aqui

INFO:
Pernille Knudtzon, MD
Tel: 678 253 510
drpernilleknudtzon@gmail.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *