Las medidas

 El ladrillo y el coche sepultan y atropellan las medidas “verdes” de Zapatero. Entretanto la Comisión Europea restringe el registro de denuncias ambientales. Durante el Debate del Estado de la Nación, José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho hincapié en su apuesta por la economía verde. Sin embargo, las medidas que propone son necesarias (una apuesta por la eficiencia y las energías renovables), pero no suficientes. Ecologistas en Acción considera que lo que realmente hace falta es una apuesta por la reducción del consumo material y energético. Ecologistas en Acción valora positivamente algunas de las medidas que ha anunciado el Presidente del Gobierno en el Debate del Estado de la Nación. En concreto, su apuesta por la economía sostenible basada en una potenciación de las energías renovables, la apertura de una línea de financiación del ICO para estos propósitos o el plan Vive para renovar la flota de autobuses públicos.

Sin embargo estas son medidas necesarias pero no suficientes para un giro real hacia una economía sostenible.

Ecologistas en Acción considera que no son suficientes, en primer lugar porque la apuesta por las energías renovables queda en entredicho por la retirada, hace sólo unos meses, de parte del incentivo que había hacia la energía solar, por ejemplo. En segundo término porque no hay una apuesta real por una movilidad sostenible, como demostró el Gobierno al no lanzar una Ley de Movilidad Sostenible.

Además, la organización ecologista considera que el contexto de medidas en las que se anuncia este supuesto giro hacia la economía sostenible, va en el camino contrario. De este modo, José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado el apoyo con 2000 euros a la compra de cada automóvil, con 600 millones de euros al fomento del sector turístico (íntimamente ligado a la construcción y la degradación del litoral) y medidas de reducción fiscal para la compra de viviendas. Es decir, que, mientras se habla de una economía sostenible, en realidad se sigue apostando por las medidas que caracterizan la insostenibilidad el modelo español: la construcción, el turismo y la movilidad desbocada.

Además, la organización ecologista también ha echado en falta referencias a elementos básicos de la crisis ambiental que vivimos, como es el desafío de la Unión Europea de frenar la pérdida de biodiversidad para el 2010, que coincidirá con la Presidencia Española de la Unión.
Por último, a juicio de Ecologistas en Acción, el elemento más preocupante del discurso del Presidente son sus continuas referencias a la necesidad de más crecimiento y competitividad. La transición hacia una verdadera economía verde no se hará apostando por el crecimiento en un planeta limitado, sino por un sistema de satisfacción de necesidades que entienda que necesitamos menos para vivir mejor.

La situación de España en la UE
El Defensor del Pueblo Europeo (Ombudsman) ha abierto una investigación de oficio para aclarar las presuntas irregularidades en el tratamiento de las denuncias ambientales por parte de la Comisión Europea. Dicha investigación se apoya en la evidencia aportada por Ecologistas en Acción, que ha recogido durante los últimos años ejemplos de dejación de funciones por parte de la Comisión Europea a la hora de registrar las denuncias de ciudadanos y organizaciones ecologistas.

Ecologistas en Acción llevaba años alertando de que la Comisión Europea hacía dejación de funciones al incumplir sus propias normas relativas al registro de quejas ambientales. Una norma de la Comisión Europea obliga a esta institución a registrar como denuncia ambiental cualquier escrito de los denunciantes, que identifique una posible violación del Derecho Comunitario Ambiental. Sin embargo, la práctica en los últimos 5 años ha sido la de restringir el registro y reservarlo sólo a aquellos casos que la Comisión considera importantes. Esto excluye de facto multitud de proyectos impactantes que no llegan a la categoría de mega-proyectos del calado de la M501 o el macro-puerto industrial de Granadilla, pero que no dejan de tener un importante impacto ambiental.

Para Ecologistas en Acción es inaceptable que la Comisión reduzca las estadísticas de infracciones ambientales por el burdo método de no registrarlas, aceptando la premisa de que lo que no se cuenta, no existe. Es preciso señalar que si bien los Estados miembro tienen la obligación de cumplir la normativa ambiental, es obligación de la Comisión Europea vigilar por el correcto cumplimiento de la misma. A falta de capacidad de inspección sobre el terreno, las organizaciones ecologistas y ciudadanas se convierten en los “ojos” de la Comisión Europea, que le advierten de lo que ocurre in situ. Renunciar a ellos y darles las espalda, negándose a investigar los casos denunciados, es una evidente dejación de funciones y un caso claro de mala administración.

Esta idea se ve ahora reforzada por la decisión del Defensor del Pueblo Europeo de abrir una investigación de oficio ante la sospecha de que la Comisión incumple sus normas en materia de registro de quejas. Ecologistas en Acción ha aportado evidencias de un número importante de casos en los últimos años en los que la Comisión rechazó registrar las denuncias ambientales sin una base legal para hacerlo. Ecologistas en Acción espera que la investigación del Ombudsman sirva para que la Comisión Europea cambie su actitud, se tome en serio las infracciones ambientales y envíe señales fuertes a los gobiernos nacionales, regionales y locales de toda Europa, y especialmente de nuestro país, de que quien contamina y agrede al medio ambiente no sale indemne. España se encuentra a la cabeza en número de infracciones ambientales.

Ecologistas en Acción http://www.ecologistasenaccion.org/

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *