¿Perderemos el tren de la energía verde?