Terapia Craneosacral Biodinámica

La Terapia Craneosacral es una forma de tratamiento corporal que está evolucionando y creciendo rápidamente. Su popularidad quizás se deba al hecho de que se caracteriza por un contacto manual que es muy suave y sutil, pero profundamente terapéutico, recomendable para todos (incluyendo bebés, niños y personas mayores). Nuestros cuerpos son como un cuadro que refleja las experiencias de nuestra vida desde el momento de la concepción hasta ahora y estas experiencias pueden quedar retenidas en las células, tejidos y estructuras corporales. El doctor Taylor Still, fundador de la osteopatía, manifestaba que “toda vida es movimiento y en donde éste no exista cabe la posibilidad de que aparezca la enfermedad”.

Con el enfoque biodinámico de la Terapia Craneosacral establecemos un contacto sutil con el cuerpo del cliente, sintonizando con las zonas de éxtasis o inercia (como adherencias de tejidos o energía condensada) facilitando que el cuerpo alcance un estado de equilibrio durante el cual las experiencias retenidas se liberan naturalmente.
 
Significa que la atención del terapeuta actúa como un espejo del sistema del cliente reflejando claramente el patrón retenido. El concepto Biodinámico consiste en que la fuerza vital o aliento de vida que está presente en todos nosotros, equilibra la fuerza externa o experiencia creando así áreas de inercia donde ambas fuerzas están en equilibrio.

El doctor Sutherland, fundador de la terapia Craneosacral, concibió que son los fluidos corporales los que se impregnan de la fuerza de vida biodinámica y en particular el líquido cefalorraquídeo, y que cuando hay muchos estados de inercia o fulcros en el cuerpo, esta fuerza de vida queda retenida. Él descubrió un movimiento de marea del líquido que puede palparse y notó que cuando estos estados de inercia se liberan la potencia de esta marea se incrementa.

Robert Harris
European School of Craniosacral Therapy
www.craneosacral.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *