Una Estrella en Nuestro Interior

Cuando era niña me gustaba levantar la cabeza y mirar las estrellas por la noche. Mi corazón anhelaba estar allí con ellas… y ser ellas. Pero en cambio estaba aquí, en la Tierra. Y mi vida, aunque muy difícil, tenía que continuar adelante. Pero la tristeza y el dolor que sentía en mi interior eran tan inmensos que finalmente mi corazón y mi alma se rompieron. Y solo mi conciencia, como una pequeña estrella pulsante en mi interior, me recordaba quien era yo y las razones profundas por las cuales estaba aquí. El tiempo fue pasando y casi 30 años después desperté una vez más, a lo largo de mis vidas en la tierra, y empecé a re-encontrar mi camino de vida. Aunque ha estado muy difícil y arduo, he sido capaz de aprender. O puede que tenga que decir de tan solo recordar lo que es amar y perdonar. De esta forma, paso a paso, empecé a sanar mis heridas interiores, como también, como sanadora, ayudé a sanar mucha gente. Primero en Barcelona, España, y más tarde en Monterrey, México, y Albuquerque, NM, USA. Para finalmente retornar a España.

Ahora puedo decir que las estrellas son preciosas. Y no solo lejos, allá arriba en el cielo. Sino aquí en la Tierra… y en nuestro interior, donde van pulsando como luces mágicas, brillando sin cesar día y noche a lo largo de nuestras vidas, acompañando constantemente a nuestra alma en su evolucionar por el Universo. Nuestras estrellas interiores son una maravillosa y perfecta expresión de nuestra conciencia que podemos llamar merkabah. Aunque el merkabah es un campo de luz complejo situado alrededor de nuestra alma y de nuestro cuerpo, no solo está situado en nuestro exterior sino también en nuestro interior. Dando vida a nuestra alma y a nuestro cuerpo, y creando todo lo que hemos sido, todo lo que somos y todo lo que podemos llegar a ser. Pero por encima de todo es el lugar donde podemos encontrarnos a nosotros mismos para recuperar Quienes Realmente Somos. Nuestra estrella está conectada con el Amor del Universo a través de una red brillante y luminosa que nos envuelve. Y que incluye a los árboles y a los animales, a las montañas y los océanos, las rocas y los ríos, al planeta Tierra y que se extiende más allá a través de la galaxia. Esta esplendida rejilla envuelve todo tipo de vida recordándonos que todos somos Uno, y que nuestra tarea es expresar y manifestar esta unidad para recuperar quienes realmente somos, pero también la naturaleza y nuestro querido planeta, la Tierra.

Nuestra estrella, o nuestro merkabah interior, es el lugar situado en nuestro interior donde podemos cambiar nuestra vida: sanar el pasado, aprender del presente y crear nuestro futuro… siempre y cuando lo queramos de corazón. Entonces nuestro deseo, al ser verdadero, despierta el poder del Amor, de forma que el camino de retorno a casa empieza. Una forma de hacer esto es a través de una meditación que llamo “Respirando por la Estrella”…

Para ello, primero nos sentamos… cerramos los ojos y tomamos varias respiraciones profundas para calmarnos. A continuación invocamos nuestro Yo Superior y los seres luminosos que nos acompañan, pidiéndoles protección y que nos llenen de Luz.

Después, desde el sexto chakra situado en la frente, como si desde este chakra quisiéramos entrar en nuestro interior, inhalamos hasta que el aire llega a nuestra estrella, (situada unos dos centímetros por encima del ombligo), y exhalamos a través de la estrella, hacia delante, con la intención de expandirla más allá de nuestro cuerpo.
Inhalamos desde el sexto chakra llevando el aire a través de nuestro cuerpo hasta la estrella, y exhalamos el aire hacia fuera, por la estrella…
Y así continuamente durante un tiempo de 15-20 min. O más, dependiendo de nuestras necesidades y de nuestra capacidad de concentración. De esta forma creamos un círculo…
Un círculo que nos conecta con nuestra conciencia y que nos expande fuera de nuestros límites… llevándonos a un estado interior de Paz, de Amor, de Salud, de Abundancia y Alegría, conectándonos con todos los atributos propios del Ser Humano.
A lo largo de este círculo, despertamos nuestra estrella interior y elevamos su vibración de forma que ella recupera sus conexiones con el Universo de Amor y nosotros recuperamos Quienes Realmente Somos.
Si meditamos a menudo por la estrella, iremos sintiendo que formamos parte de ella, mientras se expande, se transforma y crea… hasta que sintamos que nuestra estrella es el Todo… y por lo tanto, nosotros somos ese Todo.
Y será entonces que recordaremos que somos parte de la Tierra, como también del Universo… que somos parte del Campo Energético Universal de Luz que nos envuelve, y que al mismo tiempo éste se encuentra en nuestro interior.
Y recordaremos quienes somos y la tarea que nos hemos comprometido a realizar aquí y ahora.
Y a partir de este momento la eternidad estará en nuestro interior, porque eso es lo que realmente somos… Amor.

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Mente Abierta and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *