Una gran bola de bolsas amenaza con aplastar el cambio climático