Calidad de vida: Sangre – el rio de la vida parte 1

Sangre, el río de la vida, Parte 1.
 
En esta primera parte, los Detectives de la Salud se adentran en el río de la vida, investigan la calidad de la Sangre Viva y empiezan a descubrir el perfecto equilibrio alcalinoácido. En la segunda parte examinan en mayor detalle el análisis de Sangre Viva y en la última parte revelan algo de la historia de por qué la medicina moderna nos ha llevado por ese camino y qué alternativas pueden ofrecer una pista para una mejor salud y bienestar.
 
El pH, sistema regulador del cuerpo
 
Los fisiólogos médicos reconocen el equilibrio pH del torrente sanguíneo como uno de los equilibrios bioquímicos más importantes. El pH, que significa Hidrógeno Potencial, es el grado de concentración de iones de hidrógeno en una sustancia o solución, y se mide en una escala del 0 al 14. Como más altos los números, la naturaleza de una sustancia es más alcalina, y hay un mayor potencial para absorber más iones de hidrógeno, mientras que los números bajos indican más acidez y menos potencial para absorber los iones de hidrógeno. Un equilibrio correcto del pH es muy importante porque el pH controla la velocidad de las reacciones bioquímicas al controlar la de la actividad de las enzimas así como la relativa en que la electricidad se mueve por el cuerpo. Como más alto el pH (más alcalino) más resistencia eléctrica hay por lo que podríamos decir que la electricidad viaja más lentamente como más alto es el pH. Todas las reacciones bioquímicas y la energía eléctrica vital están bajo control del pH. Si decimos que algo tiene un pH ácido estamos diciendo que es caliente y rápido. Mira la batería de tu coche que es una batería ácida, en días fríos quieres que esté caliente y lista y que tu coche arranque rápidamente. Por otro lado, el pH alcalino, en cuanto a bioquímica, es lento y fresco. Compáralo a una batería alcalina de una linterna que quieres que esté fresca y queme lentamente.
 
Si miramos a la sociedad de hoy, corre ‘caliente y rápida’. Queda exhausta y estresada. ¿Cómo ha llegado hasta aquí? Mucha gente sólo toma café o te de desayuno, hamburguesas o bocadillos para el almuerzo junto con una gran cola u otro refresco dulce con gas y come una pizza de cena. Esas comidas son ácidas. Lo que comemos y bebemos afecta directamente al pH corporal. Como el pH controla el sistema eléctrico corporal y la actividad intracelular, así como la forma en que el cuerpo usa las enzimas, vitaminas y minerales, es una de las primeras cosas a examinar si experimentas desequilibrios.
 
Según investigadores de la salud, la sanación de la enfermedad crónica ocurre si la sangre se restablece a un pH normal, un poco alcalino. Esa investigación es de una enorme impartancia y significa que el pH corporal lo afecta todo. La sangre se mantiene en un estrecho margen de pH 7,3 a 7,4 y al intentar mantener un nivel ligeramente alcalino del 7,36, recurre a las reservas alcalinas en líquidos y tejidos corporales. Cuando el pH está fuera de ese radio, las formas microbianas de la sangre pueden cambiar de forma, mutar y crecer; las enzimas que son constructoras pueden volverse destructivas; el reparto de oxígeno a las células empieza a sufrir. Podemos vivir sin comida y líquidos pero sólo unos minutos sin oxígeno. Si la reserva de oxígeno se pierde de repente el tejido u órgano se muere, como un ataque al corazón por arterias obstruidas, y sin oxígeno para nutrir a los músculos del corazón, muere una parte del mismo. Cuando disminuye la provisión de oxígeno, las células hacen lo que pueden bajo las circunstancias pero el tener un bajo nivel de oxígeno crea un entorno de fermentación y putrefacción que favorece que las bacterias, los hongos virales y las células cancerígenas crezcan.
 
Vea nuestro info extra abajo para mayor información sobre cómo el equilibrio del pH afecta a las diferentes funciones corporales. En el próximo número nos adentramos en la Sangre Viva, cómo mantener ese equilibrio esencial que nos lleva a tener mejor salud.
 
EXTRA INFO: 
 
Centro de control del pH
 
Cerebro – el cerebro necesita azúcar como combustible para funcionar, pero como no puede guardarlo (glucosa), depende del suministro continuo del torrente sanguíneo, cuya influencia del pH afecta a la insulina que permite el azúcar en las células, lo que a su vez controla su nivel en sangre. Así, cuando el pH se desequilibra, la entrega de combustible al cerebro es más difícil y agotadora para el cuerpo.
 
El corazón – si el equilibrio del pH es ácido, los ácidos grasos, que tienen carga electromagnética en el polo negativo, se cambian al positivo, son automáticamente atraídos y empiezan a pegarse a las paredes de las arterias que tienen carga electromagnética en el polo negativo (los opuestos se atraen), lo que contribuye a la arteriosclerosis.
 
Enzimas – cuando el pH baja ligeramente, el entorno para que las enzimas lleven a cabo sus tareas cambia y las enzimas no funcionan. La comida no se asimila tan bien y el resto empieza a fermentar creando un entorno ácido putrefacto en el que los hongos, las bacterias y otros microorganismos pueden vivir y ponernos enfermos y cansados.
 
Minerales – los minerales tienen diversos niveles de pH a los que pueden ser asimilados. Los que están más abajo en la escala atómica se pueden asimilar en una banda más amplia de pH y los que están más arriba requieren una banda más estrecha de pH. El sodio y el magnesio tienen una banda ancha de asimilación. Se estrecha algo para el calcio y el potasio, más para el zinc y el cobre y en especial para el yodo.
 
Yodo – yodo es el mineral más importante para el funcionamiento correcto de la tiroides pero el pH corporal tiene que ser casi perfecto para asimilarlo. Una tiroides disfuncional se ha conectado con la artritis, el ataque de corazón, la diabetes, el cáncer, la depresión, el sobrepeso, la fatiga y más.
 
Esta articulo es parte de un serie – puede leer más aqui

INFO:
Pernille Knudtzon, MD
Tel: 678 253 510
drpernilleknudtzon@gmail.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *