Calidad de vida: Siempre Cansada

Una señora vino a la clínica con problemas de cansancio, artritis, concentración, peso y digestión y con un sistema inmunológico débil. Estaba en cama 10 horas cada noche y seguía exhausta. Tenía el Síndrome de la Fatiga Crónica (SFC), nombre de un trastorno debilitador que se define por una fatiga persistente no relacionada con el esfuerzo físico y que no se mejora con el descanso, y presentaba diversos síntomas desde hacía seis meses. Nos dicen que la causa del SFC es desconocida y que no hay un análisis diagnóstico de laboratorio ni biomarcador. No obstante como detectives de la salud siempre intentamos encontrar las causas raíz de estas complejas enfermedades.
 
Nuestra clienta tuvo mucho estrés en su vida, mudándose por el mundo primero con su familia de niña y luego con su marido. Consiguió tener buenos amigos para aliviar la presión pero hace diez años sufrió un gran golpe cuando terminó su relación, su hija enfermó y perdió su casa y trabajo. Más o menos tiró la toalla y las cosas fueron empeorando hasta que al fin le diagnosticaron el SFC, el sistema sanitario no parecía ayudar mucho y sólo en el último par de años encontró consuelo y fuerza con la práctica de la meditación. 

 
Lo físico
Nuestro examen inicial reveló mucha información. En su análisis de sangre viva se podía ver en la sangre el azúcar relacionado con el estrés en forma de glóbulos rojos y una colección de partículas de levadura; los glóbulos se agregaban en formaciones ‘rouleaux’ indicando una latente acidosis del tejido y muchos productos de deshecho que indicaban estancamiento y estrés del hígado. En los análisis de sangre y orina su equili brio en la capacidad de amortiguar alcalinoácido indicaba acidosis alta y que los minerales alcalinos eran bajos, había colesterol alto, vitamina B12 baja y deficiencia grave de Vitalina D. Su canal digestivo no funcionaba correctamente, tenía estreñimiento y diarrea, se sentía hinchada y se engordaba. Sólo podía comer sopas y en el pasado le habían diagnosticado un parásito raro, blastocistis homonis, y se sentía agotada. Tenía artritis en las manos, espalda y rodillas y sus pies le dolían con pies planos y dedos en martillo. Tenía que llevar plantillas pero no mejoraban el dolor al andar. Las manos y pies fríos eran parte de su vida diaria.
 
Estrés emocional
Al examinar su perfil personal de salud pronto se detectó que el estrés no era sólo físico sino también personal. Muchos temas emocionales la agobiaban y estaba deprimida. Los temas emocionales le causaban preocupación y aunque estaba bien en compañía, no se manejaba bien sola. Sabía que era hora de aprender a recuperar la energía personal y a amarse de otra manera.
 
Mejoría
Había mucho que hacer y como estaba muy motivada hicimos un programa concentrado, aunque muy suave y lento, porque estaba tan exhausta y agotada. La dieta que hicimos era alcalina y mayormente al vapor pues su sistema digestivo estaba muy frágil. Al principio comía sopas, gachas, purés y zumos para permitir que los nutrientes pasaran fácilmente a la membrana intestinal y al torrente sanguíneo. Se eliminaron las frutas dulces y el azúcar. Se administraron minerales intravenosos, vitaminas, amino ácidos, grasas esenciales, antioxidantes y desintoxicantes fitoterapéuticos junto con inyecciones de vitaminas B y D para rellenar el hueco rápidamente y mejorar la desintoxicación. Análisis intermedios de sangre y de sangre viva nos ayudaron para guiar el programa. También inhaló fuertes antioxidantes y su sangre se oxigenó con terapia de ozono. Para ayudar con la limpieza y la recuperación se le hizo un programa a medida de reflexología, masaje, drenaje linfático, biocalor, equilibrio corporal, relajación, saltos suaves en cama elástica para el sistema linfático y acupuntura. Como trabajamos en equipo tuvo una persona quiropráctica que ajustó sus articulaciones y trabajó especialmente con sus pies.
 
Asesoramiento personal
Como tuvimos que ocuparnos de temas emocionales fuertes empezamos a trabajar para esclarecer su historia personal poniendo algunos de los eventos en otra perspectiva distinta. Tenía algunas creencias muy limitantes sobre sí misma que la habían hecho abandonarse en el pasado. Cuando hablamos de sus deseos y sueños futuros la pantalla estaba vacía. Con la PNL consiguió volver a ponerse en su asiento de conductora. Como se “salía de sí misma” con facilidad le fueron bien los ejercicios de enraizamiento, concentración y equilibrio. Empezó a diseñar su propio futuro de forma nueva. Se sintió más en la tierra y feliz, sus ojos empezaron a brillar de nuevo y más a menudo tatareaba una tonada. Poco a poco ganó más energía, aunque con subidas y bajadas debido a la acumulación de toxinas y el efecto de la desintoxicación. Al mejorar sus pies empezó a pasear de nuevo. Un nuevo análisis de sangre mostró un nivel normal de colesterol y mejoras de los minerales alcalinos. El análisis de sangre viva mejoró mucho, los glóbulos se movían libremente y las membranas más fuertes, mientras que la influencia del azúcar desapareció y empezó a perder peso.
 
El próximo paso fue aportar más comida sólida a su dieta, continuar alcalinizándola, mantener y expandir su estabilidad y fuerza. También se probará la Terapia Línea del Tiempo para eliminar el resto de su bagaje emocional. Asimismo queremos aplicar una prueba más avanzada para neurotransmisores, glándulas adrenales y niveles de estrés hormonal para ver cómo están funcionando.
 
Seguro que la inspiraría esta cita: “Saca lo mejor de lo bueno y evita lo malo de la mejor manera” Seelegaweshi, monje budista de Sri Lanka.
 
Como detective de la salud es un placer el “afectar positivamente que afecta positivamente” la vida de otra persona.
 
Esta articulo es parte de un serie – puede leer más aqui

INFO:
Pernille Knudtzon, MD
Tel: 678 253 510
drpernilleknudtzon@gmail.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *