La crisis no llega a los árboles