Muebleescultura

 
 
Si me preguntasen qué es muebleescultura, diría que es un concepto nuevo de hacer muebles, basado en una forma simple y primitiva de tratar una de las más antiguas materias primas usadas por el hombre, la madera.
 
Me apasiona la madera como materia prima, la escultura como forma de expresión, y la utilidad de las cosas sencillas, como puede ser una mesa, el cabecero de una cama, una librería. En el fondo son objetos comunes que pueden ser tratados de forma excepcional. En su creación mandan la inspiración, las formas, y también su utilidad; esto hace que las piezas sean esculturas y, a su vez, muebles que consiguen transmitir algo que va más allá de la cotidiana utilidad que en realidad tienen.
 
Cada una de ellas es en sí un recorrido único. Empieza por la misma materia prima, por lo que el mismo trozo de madera  inspira. Muchas piezas pasan un tiempo por el taller hasta que un día sugieren algo, algo que a través de su forma se convierte en un mueble escultura. Después,  la elaboración es un proceso en el cual empleo la larga experiencia que he adquirido durante 25 años, trabajando la ebanistería. Debido al tamaño y la particularidad de cada pieza, la realización es muy manual, y el acabado,  es un sin fin de manos de barnices al agua, ceras de abeja, o simplemente aceite de oliva, esto depende de la pieza y el uso al que vaya a ser destinada.
 
Utilizo maderas olvidadas, maderas que, por sus “defectos” o morfología, no son útiles para la altamente mecanizada industria. Otro material con el que cuento son los antiguos hincos de olivo de las vallas, que hoy día, tras ser sustituidos por postes metálicos, son usados como leña. Son piezas que aportan una textura inigualable, gracias a que llevan décadas expuestas al sol y al agua. Las maderas que empleo son: Olivo, Nogal, Castaño, Arce y, en general, cualquiera que sea tratada de manera sostenible.
 
La madera es la única materia prima renovable que se utiliza sin dañar el medioambiente, nace de la unión de la tierra, el agua y la energía del sol. Su regeneración es continua y, gestionada convenientemente, nos surte de un elemento de una belleza única, con unas posibilidades ilimitadas, tan valioso como toda la serie de útiles y objetos que han hecho más cómoda y más cálida la vida del hombre a lo largo de su historia. Un bosque, gestionado racionalmente, permite una tala periódica y sostenible de sus árboles, sin que éste se extinga ni deteriore, disponiendo solamente del volumen de madera que la masa forestal haya producido en un año.
 
Finalmente, con mi trabajo me gustaría romper una lanza a favor de lo duradero, de lo bello. Hoy día, en un mundo que va tan rápido, que no se para en los detalles, apostar por la belleza, así como rodearnos de piezas que nos sobrevivirán, es sin duda ir a contracorriente.
 
Curro Fito muebleescultor.
 
http://muebleescultura.blogspot.com/

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *