Segundo Encuentro Internacional de Amigos de los árboles

Robert F. Kennedy Jr. y Daryl Hannah reclaman desde Cáceres más árboles contra el cambio climático “Hacía mucho tiempo que no veía una transmisión de energía colectiva tan grande como la que se ha dado aquí durante estos días”, confesaba entre impresionada y sorprendida la empresaria forestal Ana Alonso, poco antes de abandonar Cáceres, el pasado 7 de junio.
 
Atrás quedaban tres días intensos de intercambio de visiones y experiencias, de proyectos y propuestas, de conferencias, mesas redondas, presentaciones editoriales y degustaciones culturales. De muchos momentos de esperanza, satisfacción y alegría compartida. Siempre con el árbol como protagonista. Con la celebración del Segundo Encuentro Internacional de Amigos de los Árboles (2eiaa), la Fundación +árboles (F+á), la entidad creada hace tres años por la empresa agroforestal Maderas Nobles de la Sierra de Segura para difundir una nueva cultura del árbol y luchar contra el cambio climático a través de la creación de plantaciones ecológicas y sostenibles, revalidó en Cáceres su compromiso con un planeta más vivo y más concienciado, propiciando tres días de debate al más alto nivel, con expertos internacionales de prestigo procedentes de la ecología, el activismo medioambiental, la divulgación científica, la permacultura, la política, la economía y la sociedad civil. Robert F. Kennedy Jr y Daryl Hannah, protagonistas.
 
Si el Primer Encuentro que tuvo lugar en Barcelona en 2007 contó con la presencia destacada del político, ecologista y Premio Nobel de la Paz, Al Gore y la física, ecofeminista, escritora india y presidenta de honor de la F+á, Vandana Shiva, sin duda, los protagonistas indiscutibles del 2eiaa fueron el abogado y activista norteamericano Robert F. Kennedy Jr.y la conocida actriz estadounidense Daryl Hannah, famosa por participar en películas como 1,2,3..Splash, Blade Runner o Kill Bill. Para el sobrino del ex presidente John Fitzgerald Kennedy, conocido por denunciar y perseguir con la ley en la mano a las grandes corporaciones que atentan contra el medio natural, ya sea contaminando el agua de los ríos, el aire que respiramos o destruyendo nuestros bosques y montañas, nuestro futuro como humanidad pasa por considerar a la naturaleza una infraestuctura, tan importante como las telecomunicaciones o la contrucción de carreteras. “Plantar árboles es una inversión necesaria si queremos asegurar la prosperidad económica de nuestros hijos” afirmó de forma rotunda en la conferencia que clausuró el encuentro, arrancando una emocionada ovación de las más de 600 personas que llenaban el Auditorio del Centro Cultural San Francisco de Cáceres, un antiguo convento del siglo xV convertido en sede del encuentro.
 
En su primera visita a España, Robert F. Kennedy Jr., demostró sus dotes mediáticas de comunicador y agitador de lujo, en una charla que duró algo más de una hora y en la que repasó la historia de la Alianza de los Guardianes del Agua, la entidad que preside y que nació para salvaguardar la riqueza del río Hudson, en Nueva York; reclamó la necesidad de crear una red eléctrica internacional, cuyo coste, apuntó, seria inferior al de la guerra de Irak; denunció los preocupantes niveles de contaminación por mercurio que sufren los ciudadanos de su país por culpa de la industria del carbón, se declaró antes un defensor del libre mercado real que un ecologista, y señaló que la salud una democracia está ligada al modo en que ésta se relaciona con sus recursos naturales. “Cada vez que hay un acto de agresión contra la naturaleza” aseguró Kennedy, “la democracia se pone de rodillas, se debilita”. Por eso, “quienes plantan árboles están cambiando no sólo el ecosistema natural, sino el ecosistema político de un país” declaró. Más árboles, siempre.
 
“Debemos ser firmes, atrevidos, estar comprometidos y unirnos a esta revolución medioambiental, porque vale la pena vivir en este mundo”, señaló por su parte Daryl Hannah, en un discurso optimista y movilizador, que animó al público a “salir del cinismo y hacer frente a la crisis”. La popular estrella norteamericana, que al igual que Robert F. Kennedy Jr. derrochó grandes dosis de naturalidad y cercanía, accediendo a fotografiarse con todo aquel que se lo pedía, expresó su felicidad por estar en España, formando parte del Segundo Encuentro Internacional de Amigos de los Arboles. “Digo más árboles, siempre”, exlamó entusiasmada. La sirena rubia que enamoró a Tom Hanks en 1, 2, 3…Splash, que reconoce estar desconectada de la red eléctrica y generar su propia energía, se mostró “aterrorizada” por los vertidos de BP en un “lugar clave” como el Golfo de Mexico, pero con la esperanza de que el incidente sirve para “que la gente despierte y se alce”. “Un problema a gran escala como éste va a ser una gran pelea. Vamos a tener que salir ahí, ponernos las botas y empezar a dar patadas”, aseguró. La permacultura y la crisis del planeta.
 
“La agricultura”, afirmó en una de sus muchas intervenciones el permacultor australiano Darren Doherty, “es hoy la industria más contaminante y tóxica, el mayor enemigo del cambio climático. Y el mismo tiempo es su solución, porque puede, a través de la fijación de carbono atmosférico en el suelo rebajar el nivel de emisiones de CO2 en 100 ppm, hasta situarlo en la cuota que registraba la Tierra en 1750, antes de que diera comienzo la   revolución industrial”. La permacultura, esa ciencia del sentido común a la que puso nombre a finales de los años 70 el australiano Bill Molison, y que nace de contraer las palabras cultura y permanente, se asomó muchas veces al escenario del 2eiaa, como uno de los enfoques holísticos más válidos y esperanzadores para abordarla crisis que sufre el planeta.
 
Si Doherty, director del Instituto Fenix de Bendigo, Australia, expuso la necesidad de pasar de una cultura de la sostenibildad hacia una cultura de la regeneración, que tome como modelo de inspiración el bosque, de las posibilidades de integrar la agricultura en entornos urbanos habló la norteamericana Katherine Steele, miembro de la Asociación de Permacultura Urbana de Oakland y responsable de proyectos de gestión de la sostenibilidad y desarrollo a largo plazo en el Instituto Esalen de California. Ambos coincidieron en que son tiempos de unir el trabajo con la Tierra y el trabajo con uno mismo. “Este es el momento del gran cambio y hay tres cosas que podemos hacer: ser activistas sobre el terreno, definir estructuras alternativas y cambiar nuestra conciencia, nuestra forma de pensar”, explicó Steele.
 
Junto a ellos, más de treinta ponentes aportaron sus reflexiones y puntos de vista sobre cambio climático, deforestación, gestión forestal, cultura rural, decrecimiento, bosques o árboles y política, acción social y crisis económica. Entre ellos, el naturalista y escritor Joaquín Araújo, el experto en agricultura tropical Claes Linden, el responsable de bosques de Greenpeace, Miguel Angel Soto,la periodista y empresaria Ana Alonso, que gestiona una concesión de 60.000 hectáreas de bosque en Mozambique, el físico portugués Filipe Duarte, el presidente de la Fundación Sustainlabour Joaquín Nieto, el responsable de The Climate Project Spain,la división española del proyecto sobre Cambio Climático de Al Gore, Juan Negrillo, el responsable de Calidad y Finanzas de MNSS y miembro de la Asociación Sierra del Agua, Stefan Nolte, el patrono de la Fundación +árboles y activista social, Juan Segarra, el delegado de la F+á en Extremadura, Andrés Rodríguez y Lucas Casasnovas y Anselmo Martín, responsables de RSC de Volkswagen y Bankinter, dos de las empresas que plantan arboles con la F+á para compensar sus emisiones de CO2. Árboles, cantes, versos y lienzos.
 
“Cuando decimos arbol estamos diciendo mucho más, estamos dejando en evidencia a los agresores del medio ambiente y las carencias de la política forestal”. Así se pronunció Juan Valero, fundador de MNSS y patrono de la F+á, quien horas antes de que se bajase el telón del 2eiaa tuvo palabras de agradecimiento hacia todos los que lo hicieron posible, desde los ponentes a la organización, pasando por cada uno de los asistentes. “Los tres años de vida de la Fundación +árboles nos han demostrado que es posible la colaboracion fructífera entre administraciones públicas, empresas privadas y organizaciones cívicas y sociales,” declaró por su parte el presidente de la F+á, Javier Sánchez, quien hizo una llamada a la sociedad civil y las instituciones para poner freno a la destrución de espacios naturales. Y en la línea de las propuestas de Doherty y Steele apuntó: “Debemos actuar sobre nosostros mismos. Un mundo nuevo es tan solo una mente nueva”.
 
Durante el encuentro hubo también tiempo para disfrutar del arte hondo y sin artificios del cantaor flamenco El Cabrero y de la voz cálida y desnuda de la cantautora Inma Serrano. Hubo tiempo para concocer los procesos que sigue la naturaleza para recuperarse de un incendio, a través de la obra pictórica del artista Pepe Carrasco y su exposición Nature. Y para sumarse a la iniciativa Cáceres Un Poema Gigante: Poetiza la vida, arbolea el mundo, una performance artístico social ideada por el poeta y antropólogo Angel Árenas y en la que participaron 2000 personas aportando sus versos. El encuentro acogió la presentación de cuatro libros, entre ellos “Cómo plantar un árbol, comer sus frutos y dormir a su sombra”, del periodista y comunicador ambiental Jordi Bigues. Este completo manual práctico con una “voluntad política revolucionaria”, que rinde culto al árbol y aspira a formar y sumar muchos nuevos amigos y defensores de los árboles, ha sido editado por la F+á y entronca directamente con la propuesta iniciada con Responsarbolidad, obra del mismo autor y publicada por MNSS con motivo del Primer Encuentro Internacional de Amigos de los Árboles.

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *