Calidad de vida: Fábrica de la Energía, flujo de la vida 1ª parte

Respiración: Vitalidad en las células

En esta edición nuestros detectives de la salud respiran hondo y examinan la influencia de la respiración en la fábrica de la energía de nuestras células.

Uno de los principales requisitos es tomar aire fresco en los pulmones y en cada célula del cuerpo, porque la producción de energía en las células depende del oxígeno. Un riachuelo rumoroso en el bosque de primavera es claro y limpio y lleno de oxígeno, pero en el bosque profundo donde las ramas impiden que llegue la luz al suelo encontramos cenagales y ciénagas. Aquí el metabolismo fermenta, es ácido y putrefacto y, aunque algunas especies como las algas viven en la fermentación, el cuerpo humano no está diseñado para hacerlo, necesitamos luz y oxígeno.

El cuerpo funciona con el combustible que comemos en forma de proteínas, grasas e hidratos que tenemos que descomponer para crear energía celular. La energía que usamos se llama ATP (adenosín trifosfato). Si a un tanque de gasolina le ponemos petróleo el motor no funcionará, porque primero hay que refinarlo en gasolina para el coche, y con lo que comemos pasa lo mismo. Tiene que descomponerse antes de que podamos usarlo y eso ocurre con oxígeno (aeróbico) o sin (anaeróbico) pero la energía es poca si se compara con la actividad aeróbica, producimos sólo dos unidades de ATP por unidad de comida y treinta y dos aeróbicamente.

La química de la Vida
La comida se descompone mediante procesos químicos en los que el oxígeno juega un papel esencial. La comida es de hecho una colección de átomos que se juntan y comparten electrones para crear moléculas, que son el juego de construcción de la vida. Un átomo puede perder un electrón (oxidación) y otro puede ganar uno (reducción) lo que se llama el proceso REDOX. Todas las reacciones moleculares son reacciones REDOX, y crean el flujo de la vida. La comida se transforma y entra en las células mediante las reacciones que crean unidades de energía ATP, que a su vez hacen funcionar el cuerpo. Cualquier cosa que interfiera con la producción de ATP puede debilitarnos y lo primero que lo hace es la comida: la cantidad, calidad y combinaciones, grasas, hidratos y proteínas. Sustancias que causan estrés oxidativo como los conservantes, edulcorantes artificiales, medicamentos o aceites hidrogenados, influencian la producción de ATP. Se ha descubierto que esos contaminantes afectan la función mitocondrial y el generador de energía de cada célula, y por tanto la producción de ATP. Las unidades de producción de energía dependen totalmente del mantenimiento del terreno intracelular, y el equilibrio del pH es crucial. Aunque el elemento esencial para la producción de mitocondria y ATP es el oxígeno. La cadena de transporte del electrón u oxidación/reducción es un proceso aeróbico de ahí que el oxígeno sea esencial. En otro artículo vimos que cuando el pH o equilibrio ácido/alcalino se acidifica, las células reciben menos oxígeno.

La respiración es esencial y económica
Deje que respiren sus células como el riachuelo rumoroso de la vitalidad y evite quedarse podrido en la ciénaga ácida. Respirar es automático por lo que no tenemos que pensar en ello pero algunos respiran superficialmente en la parte superior del pecho, no usan toda la capacidad del pulmón y desaprovechan el aire vital que produce energía. Haga una pausa y respire hondo un par de veces. Deje que se llenen sus pulmones, se ensanche su estómago y el aire vaya hasta los dedos de sus pies. Hágalo algunas veces hasta que se convierta en un hábito, descanse en el trabajo, levántese y estírese, suelte la tensión y deje que fluya el aire vital a cada célula con un par de respiraciones hondas.

Otra forma de concentrarse en la respiración es por la mañana. Abra la ventana y respire profundamente el aire fresco 10 veces. Repítalo 3 veces al día. Es bueno para las células, también lo es el movimiento como saltar, saltar en cama elástica, tai chi, yoga, andar, correr o lo que le guste, pero respire.

En yoga hay una disciplina completa dedicada a la respiración. Además de meter el aire vital a las células también le da paz a la mente el sentarse un rato y sólo concentrarse en la respiración. La práctica de 10 – 15 minutos diarios le dará no sólo más energía sino también mejorará su capacidad de centrarse y estar calmado y concentrado de una manera relajada.

Asegúrese de que el oxígeno llegue a las células con otras pautas simples:

La comida alcalina equilibrará el nivel de pH en el cuerpo. No sea fanático pero cerciórese de que su comida es más alcalina, como hortalizas y verduras, lentejas, semillas, germinados, algunos cereales y arroz, pescado azul y algo de fruta, y tome menos productos ácidos como el café y te negro, refrescos, alcohol, carne, dulces, pan y arroz blancos.

Hidratación. Todo proceso metabólico del cuerpo necesita agua para funcionar, incluida la respiración. Empiece el día con un vaso grande de agua antes de hacer sus ejercicios de respiración. Asegúrese de que bebe al menos 2 litros de agua mineralizada y preferentemente alcalina al día, según sea su peso corporal. Respire para su vitalidad; en la próxima edición examinaremos en detalle la Fábrica de la Energía, cómo ser más energético y vital y la prevención del cansancio y la enfermedad.

INFO:
Pernille Knudtzon
Tel: 678 253 510
pernilleknudtzon@hotmail.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *