La Flor de la Alpujarra: Aceituna ecológica

Con la molienda y embotellado de las aceitunas y el envío a los mercados mundiales ávidos del famoso ‘oro líquido’ español, los molinos han cerrado hasta la próxima temporada. Aunque para un molino, queda mucho trabajo por hacer, un nuevo molino certificado ecológico se ha inaugurado en las Alpujarras y este es su primer año completo de producción. No sólo muelen aceitunas para otros sino que han lanzado su propia marca, La Flor de las Alpujarras, y están ocupados promocionando su aceite virgen extra de alta calidad.
 
El molino es el resultado de años de planificación y preparación a cargo de un dedicado equipo que empezó en el 2006 con la idea de poder moler sus propias aceitunas a pequeña escala. El resultado final es un proyecto comercial mayor que ha producido 20,000 litros de aceite ecológico en su primera temporada completa, y la misma cantidad en convencional. Construido a las afueras de Órgiva, el molino es pequeño según estándares comerciales de molinos locales, pero es único en dedicar una línea en ecológico y está certificado por los organismos de control CAAE y Agrocolor. “Molemos aceituna convencional y ecológica,” dijo Trevor Taylor, miembro de la cooperativa del molino. “La misión es animar a la gente a concienciarse del valor de la producción ecológica y lo podemos hacer fácilmente porque compramos la aceituna convencional a 40c/kg y la ecológica a 70c/kg.” Esta ventaja quizá ayude a la gente a convertirse a la producción ecológica y la cooperativa trabaja con las certificadoras para ayudar a los pequeños agricultores a certificarse en grupo, reduciendo así el coste por finca y facilitando así el papeleo.
  
Buscando establecer la marca como un aceite de alta calidad, la Flor de las Alpujarras produce su aceite de oliva ecológico extra virgen con una acidez de sólo 1º y el convencional de 2º. La planta usa métodos de extracción mecánica en frío y la temperatura se controla rigurosamente para que ninguna de las propiedades vitales se estropee en el proceso. “No queremos competir con los molinos convencionales,” contó Trevor. “Queremos encontrar nuestro propio nicho de mercado y hay seguro un lugar para los aceites de alta calidad de este tipo. Ahora distribuimos a diferentes sitios de Europa así como a muchos clientes locales.” El proyecto no sólo está acercando las ventajas de la producción ecológica a la comunidad local, sino que todo el proceso ha sido una curva de aprendizaje cuesta arriba para los miembros y un ejemplo de trabajo en equipo e integración entre la comunidad española local y la extranjera de la zona.
  
La cooperativa tiene ahora más de 40 socios; más de la mitad españoles, muchas de ellas mujeres y el comité que lleva el molino a diario refleja esta mezcla, con una presidenta española y una vicepresidenta inglesa. Con una visión compartida y un propósito común, la cooperativa de la Flor de las Alpujarras planea florecer y crecer en los próximos años y convertirse en un modelo para los productores ecológicos de la región.

INFO:
www.laflordelaalpujarra.com
Tel: 958 953 048

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *