Mandalas, sus origines y historia

Los Mandalas son útiles para la activación de la energía positiva y energetización de lugares.

En el interior de una casa mejoran la captación de energía y crean un ambiente de armonía y balance; permiten además transmutar la energía negativa en positiva. En el negocio atraen abundancia y prosperidad. En cuanto a la salud, protegen de las energías negativas del entorno.

Para meditar con tu Mandala, basta con situarte frente a él, en un ambiente tranquilo, en completo silencio o con música relajante. Fija tu mirada en el centro del mismo pero a la vez observando el “todo”, intentando pestañear lo menos posible ( con la vista algo fuera del foco). Deja que tus pensamientos fluyan sin aferrarte a ellos. La persona que está meditando tiene que situarse en el centro del Mandala pensando que se relaciona integramente con el intrincado diseño del Universo.

Meditar con Mandalas sana tanto a nivel físico como psíquico y espiritual. Es muy probable que experimentes alteraciones en la conciencia, como la sensación de expansión de la misma. También suele traer “recuerdos” a la memoria conciente, recuerdos que teníamos olvidados en el subconsciente. Este tipo de meditación ayuda a superar nuestras limitaciones a nivel psiquíco-espiritual y enfermedades a nivel físico. Un Mandala siempre será positivo sea cual fuere su color, pero resulta doblemente útil cuando habiendo localizado algún problema. Queramos resolverlo, entonces podríamos ayudarnos eligiendo algún color determinado, el cual actuaría de manera directa, acelerando el proceso de toma de conciencia.

El espíritu, la mente y el cuerpo son uno, y una imagen artística que proviene del espíritu es vista por la mente y afecta el cuerpo. Desde esa visión nos auto curamos con el arte.

El Mandala, su origen, su historia

Los Mandalas son dibujos en formas concéntricas utilizados desde tiempos ancestrales para conseguir una armonía personal. Son un soporte gráfico para llegar ala meditación, tanto al observarlos como al pintarlos. Los mandalas son originarios de la India, pero se han encontrado otras representaciones geométricas simbólicas en otras culturas como la de los indígenas de América (Navajos, Aztecas, Incas…etc.) o los aborígenes de Australia. Mandala es una palabra sánscrita que significa círculo. Los monjes budistas construyen complicados mandalas para conmemorar situaciones especiales, empleando incluso semanas en construirlos a base de arenilla tintada y cuando los terminan los dejan al viento para que éste los deshaga. De este modo trabajan el llamado Karma Yoga, (Yoga de la acción), es decir que para ellos lo esencial es la acción en sí misma y no el resultado.

El mandala que más te atrae espontáneamente, el que has elegido, es en realidad el que más te “conviene”. Este que tiene la energía y vibración que te va a beneficiar a ti o a la persona en la que estás pensando. Cada mandala tiene su “dueño” cuando lo pinto, por eso no te puedes equivocar. Puedes además encargar un Mandala personalizado. Elegir tus colores, seguir tu intuición a través de algún dibujo.

A continuación facilito una lista de los puntos que toca cada color, así como una lista de motivos y sus significados.
Rojo
Es el color del amor, la pasión, la sensualidad, la fuerza, resistencia, independencia, conquista, impulsividad, Impulsa la fuerza vital a todo el cuerpo. Incrementa la confianza y seguridad en si mismo, permite controlar la agresividad En el aspecto físico proyecta energía la parte inferior del cuerpo, suministra fuerza a los órganos reproductores. Esencia de supervivencia.

Naranja
Energía, optimismo, juventud, actividad, valor, confianza en sí mismo, Fomenta la tolerancia. Incrementa la autoestima, Enseña a utilizar los éxitos o fracasos como experiencias y aprendizajes. Propicia energía positiva para llevar a cabo proyectos o metas. En el aspecto físico proyecta energía al intestino delgado y colon, todos los procesos metabólicos y los ganglios linfáticos inferiores.

Amarillo
Es la luz, el sol, alegría entendimiento, liberación, crecimiento, sabiduría, fantasía, anhelo de libertad. Ayuda a liberar los miedos internos. Permite manejar con balance el ego, Ayuda a canalizar mejor la intelectualidad. En el aspecto físico proyecta energía al aparato digestivo, hígado, vesícula, páncreas, bazo, y riñones.

Verde
Equilibrio, crecimiento, esperanza, perseverancia, voluntad, curación, integridad, bienestar, tenacidad, prestigio. Proyecta tranquilidad y balance en lo sentimental. Permite expresar los sentimientos más libremente. Expande el amor interno hacia uno mismo y los demás. Ayuda a liberarse del apego a las posesiones o las falsas excusas. Es el filtro del equilibrio en todo el cuerpo. Ayuda a controlar el sentido de posesión y los celos. En el aspecto físico, proyecta energía vital al sistema circulatorio, cardiovascular y corazón.

Azul
Estabilidad y profundidad. Representa la lealtad, la confianza, la sabiduría, la inteligencia, la fe, la verdad. Se le considera un color beneficioso tanto para el cuerpo como para la mente. Retarda el metabolismo y produce un efecto relajante. Es un color fuertemente ligado a la tranquilidad y la calma.

Violeta
Serenidad, útil para problemas mentales y nerviosos. Música, magia, espiritualidad, amor al projimo, idealismo, transformación e inspiración.

Oro
Fortalece el cuerpo y el espíritu. Sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.

Plata
Paz, tenacidad, quita dolencia y enfermedades. Capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

Circulo
El movimiento, el cambio, lo absoluto, el verdadero yo.

Corazón
Sol, amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión.

Cruz
Unión del cielo y la tierra, vida y muerte, lo consciente y lo inconsciente, la unión de dos aspectos opuestos de nuesto mundo y nuestra personalidad.

Cuadrado
Procesos de la naturaleza, estabilidad, equilibrio.

Estrella
Símbolo de lo espiritual, libertad, elevación.

Espiral
Vitalidad, energías curativas.

Hexágono
Unión de los contrarios.

Laberinto
Implica la búsqueda del propio centro.

Mariposa
Autorenovación del alma. Transformación y muerte.

Pentagono
Silueta del cuerpo humano. Tierra, agua, fuego.

Rectángulo
Estabilidad, rendimiento del intelecto ,la vida terrenal.

Triángulo
Agua, inconsciente (hacia abajo); vitalidad, transformación (hacia arriba); agresión hacia uno mismo.

INFO:
Luz 655 946 112
Ele-u-zeta@hotmail.com.

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Mente Abierta and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *