Naturopatía: el poder de lo simple

Javier Malfitani

Aquellos que han tenido la oportunidad de viajar por Oriente, (estarán de acuerdo en) acordarán que provee una mezcla de sensaciones únicas, una especie de “salto de realidad”, algo así como sumergirse de súbito en una película o viajar a otra galaxia. De ese mundo dispar, encantador, a veces duro, exótico y milenario hay una disciplina médica que destaca por su simplicidad y eficacia: la Naturopatía.

Algo distinta que su homónima Occidental, la Naturopatía India sostiene que la mayoría de las enfermedades, síntomas y dolencias – exceptuando orígenes genéticos o traumáticos – surgen de un proceso que se inicia en la acumulación de toxinas. Por consecuencia, solamente eliminando una gran cantidad de estas es que podemos experimentar una mejoría en los síntomas.

Ahora bien, tomemos como ejemplo una persona joven que comienza a beber un litro de vino por día, ¿cuánto tiempo tardaría esta persona en experimentar síntomas? La respuesta es de tres a cinco años. Durante todo ese tiempo el organismo puede manejar perfectamente las toxinas, hasta que se ve superado y comienza a acumularlas, reduciendo, simultáneamente, su capacidad de absorción de nutrientes y provocando un cuadro complementario de debilitamiento progresivo. Una vez que el síntoma está declarado no alcanza con medidas paliativas que se puedan tomar, se necesita una limpieza profunda de base para que el organismo se reequilibre.
Las toxinas de las que hablamos, a su vez, van más allá de las conocidas, como el smog o comida basura, ya que existen toxinas emocionales –ira, temor, angustia, estrés, entre otras- que afectan directamente a los órganos internos.
Esta concepción tan simple y tan básica ha demostrado ser sumamente efectiva en el alivio y tratamiento de una gran cantidad de dolencias –muchas de las cuales consideramos “incurables” en occidente por desconocer abordajes más amplios. Obesidad, asma, problemáticas relacionadas con el stress como el insomnio, la lumbalgia, entre muchas otras, se ven aliviados a través de terapias seguras, de uso masivo y sumamente placenteras.
Se trata, por ejemplo, de las técnicas de sudación (sauna, baño turco y hammam), los baños terapéuticos, envolturas de arcillas, algas y fangos, los masajes, el yoga y otras técnicas de eficacia comprobada en la eliminación de toxinas.
Normalmente en la India es requisito indispensable retirarse, al menos 10 días a una institución destinada a tal efecto. En Occidente muchas veces se nos hace difícil disponer este tiempo, por lo que –desde Vitania Spa- hemos desarrollado tratamientos personalizados, más graduales, y sin necesidad de detener completamente la actividad diaria.
Se trata de una verdadera limpieza de cuerpo, mente y espíritu, buena, para tratar pero también para prevenir gran cantidad de dolencias. Además, en el camino, se descubre que la sanación puede ser gozosa y placentera, y es responsabilidad personal de cada uno el poder encontrarla.

Javier Malfitani
Dirige el área terapéutica de Vitania Spa. Ha estudiado, brindado conferencias y sido tratado en Centro Naturopáticos en la India como el SDM Naturopathy Hospital y sVYASA (Swamy Vivekananda University) en varias ocasiones. Practica y enseña Masaje Tradicional Tailandés, Masaje Tibetano, terapéutica Ayurvédica y con Cuencos Tibetanos entre otras.
www.vitani-spa.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *