El Rincon del jardin culinario: la flor de ajo

La “Flor de Ajo”, Tulbaguia Violeta, empieza a aparecer en la panoplia de los cocineros. Todas las partes de la Tulbaguia Violeta desprenden un fuerte olor a ajo: las flores, las hojas y las raíces. Las flores son las que más se usan en la cocina. La Tulbaguia Violeta es una planta vivaz de 30cm (60cm en flor) que forma una mata de 60cm de ancho. Las flores, de color malva, se agrupan de 6 a 12. Las hojas se parecen a las del Cebollino, pero son planas en lugar de cilíndricas. La planta florece generalmente en verano, incluso en invierno en Andalucía. Existen variedades de flores blancas (T. violacea ‘Alba’), de hojas jaspeadas de blanco (Tulbaghia violacea ‘Silver Lace’), así como especies afines como la Tulbaguia de Ajo (Tulbaghia alliacea), de hojas más finas y flores amarillas, también con aroma a ajo. Todas las partes de la planta se pueden utilizar en la cocina. Las flores, crudas o cocidas, se añaden a las ensaladas, como guarnición o condimento en los platos cocidos; son muy ornamentales y añaden un agradable aroma a ajo. Las hojas y los tallos florales, crudos o cocidos, se usan para aromatizar las sopas y las ensaladas; tienen un sabor más suave. Las raíces tienen un aroma más fuerte y apenas se usan. Las Tulbaguias son fáciles de cultivar, se pueden plantar en cualquier tipo de tierra con la condición de que drenen bien, aunque prefieren los suelos frescos. Resisten a una sequía de poca duración pero requieren una exposición soleada. En el jardín y la huerta, ayudan a ahuyentar a los insectos. Se asocian bien con los rosales, a los que protegen contra las enfermedades. No se conocen propiedades medicinales.

François-Luc Gauthier, aromaticultor.
http://cultorfelix.blogspot.com/
plantaromed.es

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged . Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.