El consumidor ecológico – ¿Pagamos más por los productos ‘verdes’?

Hay la percepción de que los productos ecológicos, o verdes, son en general más caros y eso molesta a mucha gente ¿por qué estos productos sólo son asequibles a unos pocos de élite? Y ¿por qué penalizar a quienes queremos ser éticos y contribuir a un entorno más sostenible? Entonces ¿por qué tantos productos ‘verdes’ son más caros?

En la Costa del Sol sabemos que muchos productos ecológicos son extranjeros y los costes de flete e tasas de importación hinchan el precio al por menor. El organismo certificador que le da al producto su sello ecológico para asegurar que se ha producido, conservado, procesado y tratado según ciertos estándares también lo encarece. La cosecha ecológica da por lo general un 20% menos porque los granjeros no usan pesticidas, fertilizantes y otros químicos para mejorar la producción y es normalmente más trabajosa. Los animales tienen mejores condiciones de vida y el consumidor recibe estándares superiores mediante precios más altos. El volumen de producción ecológica es actualmente una fracción de la convencional por lo que las economías de escala todavía no se aplican a la agricultura ecológica.

La gente pregunta a menudo si vale realmente la pena el coste de comprar verde y como madre trabajadora se lo duro que es combinar los niños, el trabajo y la casa. No obstante también creo que tenemos derecho a una vida larga y salutífera para nosotros y el planeta y que deberíamos ser algo responsables de nuestro entorno. Investigué más a fondo e hice algunas comparaciones. Descubrí que algunos productos eco pueden de hecho salir más o menos al mismo precio que sus equivalentes convencionales, pero el coste inicial es más alto. Las bombillas eco son un buen ejemplo, cuestan bastante más de comprar pero duran mucho más tiempo y al final salen lo mismo o incluso menos. Es un punto importante a tener en cuenta y se aplica a muchos productos. Está claro que comparar precios puede ayudar si tienes un límite de gasto. Con el tiempo he encontrado una pequeña selección de tiendas, mercados, proveedores locales y tiendas en línea eco donde comprar una amplia gama de artículos asequibles. También he descubierto que recortar cupones, comprar de rebaja o marcas blancas, unirme a cooperativas o grupos de consumo me ayuda, así como comprar de temporada, cultivar lo mío y estar bien organizada sobre cómo compro.

¿Ha valido la pena todo el duro trabajo? En cuanto a comida y productos de la casa, a mí me gustan los míos sin pesticidas, fertilizantes ni ingredientes sintéticos ni corrosivos. También estoy contenta de minimizar el precio ambiental de mi compra y, aunque he tenido que hacer cuentas y todavía me encuentro sopesando entre lo que es esencial para la familia y de lo que podemos prescindir, por lo menos es un paso en la dirección correcta. Como dicen ¡cada poquito ayuda!

INFO:
Susana Perez, Retail Manager for NanoKleen natural cleaning solutions.
www.nanokleen.es
sperez@nanotecambiente.com

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Tierra Integral and tagged , . Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.