El peligro de los productos químicos

¿Sabías que según los expertos ambientales la casa media contiene hasta 62 sustancias químicas tóxicas? Muchos se encuentran en los productos de limpieza y estamos expuestos rutinariamente. Algunos plantean riesgos inmediatos como quemaduras pero otros se asocian a temas de salud a largo plazo como el asma, cáncer, temas reproductivos y hormonales y neurotoxicidad. Aunque puede ser difícil evitar la exposición a los productos químicos tóxicos, es posible reducirla bastante siendo más cuidadoso con los sprays que echas en tu casa y en tu trabajo.
Algunos de los ingredientes que se encuentran en la mayoría de productos de limpieza incluyen:

Lejía
Hay accidentes al tragarla y quemarse, pero el respirarla mientras se limpia puede empeorar a los alérgicos y causar graves problemas respiratorios para los pulmones y el corazón como el asma y la bronquitis crónica. No mezclar lejía o amoniaco con otras sustancias pues sueltan gases que dañan los pulmones y son fatales. El amoniaco mezclado con sosa cáustica (limpiador de hornos) produce gas cloramina que se usó como arma química en la 1ª y 2ª guerras mundiales. La lejía y el amoniaco son los más comunes entre los limpiadores de vidrio y hornos.

Ftalatos
Incluidos en muchos productos domésticos perfumados como ambientadores, lavavajillas e incluso en el papel higiénico (en los ingredientes viene como fragancia) son disruptores hormonales, con lo que interfieren con los mensajes químicos naturales del cuerpo al imitar o bloquear las acciones de las hormonas. La exposición ocurre por inhalación pero también por contacto en los jabones perfumados. Escoja productos sin fragancia o totalmente ecológicos.

Butoxietanol
Se halla en limpiadores de cristales, cocinas y multiuso y les da un olor dulce característico pero pertenece a la categoría de ‘éteres glicoles’, un grupo de disolventes potentes que causan dolor de garganta al inhalarlos. La exposición continuada o alto nivel de inhalación contribuye a la narcosis, al edema pulmonar y a graves daños en riñones e hígado.
Hidróxido de sodio
Se encuentra en limpiadores de hornos y desatascadores, otro nombre es sosa cáustica y es altamente corrosivo. Si toca su piel o sus ojos puede causar quemaduras graves.

Cloro
Se encuentra en polvos de fregar, limpiadores de váter y moho, blanqueadores y en el agua del grifo, hay muchas formas de exposición con los humos y la piel. Desafortunadamente no es fácil escapar del cloro al estar también en el agua del grifo para eliminar bacterias. El cloro es un irritante respiratorio a niveles agudos y se sospecha que es un grave disruptor de la tiroides.

Aunque el mercado está regulado es evidente que cantidades peligrosas de productos químicos tóxicos afectan a la salud humana. Los fabricantes dicen que en pequeñas cantidades estos ingredientes tóxicos no causan problemas pero cuando estamos expuestos a diario es imposible de medir los riesgos con precisión. La preocupación es la exposición constante durante toda la vida y mucha gente está convencida de que al reducir el contacto a los tóxicos se recuperaron más fácilmente de enfermedades graves. A nivel ambiental, cuando esos líquidos desaparecen por las cañerías se tratan junto con otros productos de deshecho en plantas municipales y luego se sueltan a cauces de agua cercanos. Mientras que algunos se descomponen en sustancias inofensivas durante el tratamiento, otros amenazan la calidad del agua o a los peces y otros animales.

Un buen consejo es que eche un vistazo a los productos de limpieza convencionales que tiene en su armario. La mayoría de las etiquetas dicen que son peligrosos para humanos y animales domésticos. Hoy en día hay productos ecológicos que son igual de eficaces y totalmente seguros de usar

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana. Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.