Plan de acción de 7 pasos para una Vida más sana: Respirar

En este número los detectives de la salud inspiran profundamente, se relajan y hacen pausa por un minuto.
El respirar ocurre normalmente de forma automática, pero vale la pena ver cómo respiramos de verdad.

En 1931 Otto Warburg ganó el Premio Nobel por el descubrimiento de cuan importante es el oxígeno para la salud:
“La causa principal del cáncer reemplazar la respiración de oxígeno en células normales por una fermentación de azúcar.” En otras palabras deja que tus células respiren como un riachuelo de vitalidad y evita pudrirte y quedarte estancado en zonas ácidas, donde ocurre la fermentación.

Normalmente respiramos de 12 a 15 veces por minuto, cuando estamos en reposo y una respiración natural y profunda nutre el cuerpo con oxígeno dador de vida y suelta dióxido de carbono. Si respiramos profundamente se intercambia oxígeno y dióxido de carbono en el pulmón. El oxígeno se conecta con las moléculas de hemoglobina en los glóbulos rojos y se transporta a los músculos, órganos, cerebro y corazón y cada célula hasta los capilares, donde ocurre el intercambio entre el oxígeno y el dióxido de carbono a nivel celular. Cada célula también respira. El metabolismo energético que convierte la comida en energía, también depende del oxígeno, lo que se llama el metabolismo aeróbico. En cada célula hay una compleja micro respiración, donde la transformación de las proteínas, los hidratos y las grasas en energía dependen del oxígeno. La sustancia energética del cuerpo se llama ATP (Trifosfato de adenosina) y es esencial para todas las funciones principales. El cuerpo se adapta de forma increíble porque incluso si nos falta el oxígeno para los procesos metabólicos, las células pueden cambiar a un metabolismo que no requiere de oxígeno y que se llama camino metabólico anaeróbico. Se trata de una forma muy ‘cara’ de crear energía ya que podemos producir 38 unidades de ATP aeróbicamente comparado con sólo 2 unidades anaeróbicamente. Además el camino que no exige oxígeno crea ácido láctico, lo que requiere de oxígeno para metabolizarse. Aún si la actividad anaeróbica no parece muy ‘económica’ para el cuerpo, la necesitamos para mantenernos bajo mucho estrés. Sin ella no podríamos seguir corriendo cuando se nos cansan las piernas. Las agujetas cuando usamos los músculos se deben a la acumulación de ácido láctico.

Como respiras es lo que marca la diferencia. Si respiras correctamente puedes aumentar al instante tu nivel de energía y afectar a la salud y funcionamiento del cuerpo. Desafortunadamente la mayoría respiramos de forma que no apoyamos al cuerpo. La respiración no honda desde el pecho sólo usa la parte inferior del diafragma, dejando la parte superior inactiva y colapsada. Lo que nos deja más susceptibles al estrés y otras emociones negativas. Hay buenas razones para decir ‘respira hondo’ y por qué los fumadores se relajan en cuando respiran hondo en su primera bocanada de humo. Cuando no se usan partes del pulmón se acumulan mucosidades que irritan las células de los pulmones y causan inflamación, causando un entorno ácido de levaduras, gérmenes y bacterias atrapadas.

Aquí tienes 2 ejercicios de respiración para tu salud diaria:

1. Ejercicio de respiración profunda para mover la linfa
La respiración honda, lenta, dirigida y centrada, que venga desde el estómago es uno de los ejercicios corporales más simples y fáciles que puedes hacer.
Ponte cómodo tumbado de espalda
Pon las manos suavemente en tu estómago al final de tus costillas con los dedos tocándose
Inhala lenta y profundamente llenando primero el pecho y luego el estómago, deja que se llene como un globo que separa los dedos.
Exhala, primero desde el estómago y después desde el pecho.
Este ejercicio entrenará tu diafragma para que te funcione y empujará a la linfa por el sistema linfático.

2. Ejercicio de Respiración de Limpieza Linfática de Tony Robbins, descrito en su libro Poder Ilimitado.
Esto aumentará la energía y moverá la linfa de forma increíble, reforzará el sistema inmunológico, equilibrará el sistema nervioso y eliminará toxinas. Este ejercicio consiste en respirar de la forma siguiente:
Inhala mientras cuentas 1
Mantén la respiración contando 4
Exhala mientras cuentas 2
Por ejemplo si inhalas durante cuatro segundos, luego aguantas la respiración dieciséis segundos y luego exhalas durante ocho segundos.
Si puedes hacer esto diez veces, tres veces al día por la mañana, tarde y antes de acostarte, notarás una enorme diferencia en tu energía, tu claridad y tu habilidad de mantenerte libre de enfermedades.

Conviértelo en hábito
Respira hondo y completamente de forma regular. Por lo menos 3 veces al día de forma consciente. Respirar completamente por la nariz mueve al resto de forma instantánea, restaura el sistema nervioso y ayuda a metabolizar las hormonas del estrés. Pon notas postit en tu teléfono, tu ordenador y el espejo del baño. Escribe RESPIRA en letras preciosas que te animan y recuerdan que respires completamente.

Tómate el tiempo de Respirar para tener Salud y Vitalidad, te lo mereces.

INFO:
Pernille Knudtzon,MD
Tel: 678 253 510

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana. Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.