Alan Wallace, el Cousteau de las profundidades de la Mente