¿De verdad morimos?