Qué es termografía médica?

La termografía clínica, también conocida como termografía infrarroja, termología médica, radiometría infrarroja, o diagnóstico por imagen infrarroja, es una técnica diagnóstica no invasiva que permite al profesional clínico visualizar y cuantificar los cambios en la temperatura de la superficie de la piel utilizando cámaras infrarrojas ultra- sensibles.

La radiación infrarroja corresponde al espectro electromagnético que se extiende desde el extremo rojo de la gama de luz visible, hasta el rango de microondas (9,000–14,000 nanómetros, o 9–14 µm) y produce imágenes características que llamamos termogramas. Invisible para el ojo, puede ser detectada como calor en la piel. En principio, esta energía térmica en forma de radiación infrarroja, es emitida de manera natural por cualquier objeto cuya temperatura sea superior al cero absoluto (-273 ° C).

La Termografía de Infrarrojos (IR) se basa en el análisis de temperaturas de la superficie de la piel, como un aspecto de la fisiología humana normal o anormal, usando un IR – cámara altamente especializado. En una fracción de segundo, grandes áreas del cuerpo humano se pueden estudiar obteniendo imágenes de la emisión infrarroja, midiendo así la temperatura con una precisión superior a 0,1 ° C, así como una resolución espacial de 25-50. De esta manera, las respuestas dinámicas a los estímulos son fácilmente recogidas y documentadas mediante un software específico.

Hoy en día, la termografía infrarroja se ha convertido en el “standard” para el estudio de la temperatura de la piel y, por tanto, para la monitorización de diversos procesos fisiológicos y fisiopatológicos. Las modernas cámaras digitales de infrarrojo, que emplean tecnología de matriz de plano focal, proporcionan una herramienta sensible para una multitud de situaciones clínicas y experimentales, que van desde la evaluación de riesgos de la mama, a la evaluación osteomuscular. Treinta años de uso clínico y más de 8.000 estudios revisados en la literatura médica han establecido a la termografía como un medio seguro y eficaz para examinar el cuerpo humano (Ammer y Ring, 1995; Cockburn, 2000). Se añade la ventaja de ser absolutamente no invasiva, y como tal no requiere el uso de radiación u otros elementos potencialmente dañinos. La investigación médica ha demostrado la termografía es una herramienta útil en la investigación , además de ser útil en la evaluación de la salud de la mama (la detección precoz de trastornos en la mama es hoy en día una de las aplicaciones más desarrolladas y aplicadas en el mundo de la termografía médica) , trastornos del sistema nervioso , trastornos metabólicos , trastornos hormonales, trastornos de la columna vertebral, síndromes dolorosos complejos, artritis , trastornos vasculares y lesiones de tejidos blandos , entre otros (ver referencias, Ammer & Ring, 1995) .

Se han realizado muchos estudios termográficos sobre patrones básicos y situaciones de homeostasis fisiológica, que muestran el patrón normal esperado de la temperatura en una imagen térmica, tanto en estado estacionario como situaciones dinámicas. Por ejemplo, la respuesta tras inducir calentamiento o enfriamiento de la piel. Cambios característicos en el patrón normal se asocian a diferentes fenómenos patológicos. Estos cambios proporcionan la base para ser capaz de llevar a cabo investigaciones objetivas no invasivas, cuyo valor diagnóstico es indudable.

INFO:
Vitafakta Health Clinic
Pernille Knudtzon, MD
Natasja Blicher, nurse and thermographer
Nick Hvidt Nielsen, assisting dietician and thermographer

http://www.vitafakta.es
vitafakta@vitafakta.es, 678 253 510

For Thermography and registration to lectures and workshops:
vitathermo@gmail.com, 694 431 864

Facebook Twitter Linkedin Digg Delicious Reddit Stumbleupon Tumblr Email

Este artículo está disponible en: Inglés

This entry was posted in Vida Sana. Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.